¿Los españoles leemos realmente el etiquetado?

Hay cinco perfiles distintos de consumidores en función de lo que prioricen en la lectura del etiquetado.

Hay cinco perfiles distintos de consumidores en función de lo que prioricen en la lectura del etiquetado.
Derecho de autor: stocking / 123RF Foto de archivo

Recientemente se ha realizado un análisis sobre los hábitos de compra de los consumidores españoles a través de entrevistas a unas 2000 personas mayores de 25 años responsables de esta tarea. El porcentaje de hombres y mujeres encuestados fue similar.

En líneas generales el dato al que los consumidores prestan más atención es las fechas de caducidad, seguida de la lista de ingredientes y de la información nutricional.

Hay factores que les preocupan especialmente como la veracidad de la información que aparece en la etiqueta, seguida del contenido de grasa.

Las que prestan más atención al etiquetado de los productos son las mujeres que se fijan en la calidad y en los valores nutricionales.

Se han clasificado cinco perfiles distintos de consumidores lectores de etiquetas de alimentos:

  • El 22% son principalmente mujeres de mayor edad sin hijos o con familias pequeñas. Estas se fijan en la información sobre la calidad y la seguridad de los alimentos.
  • El 31% también representado sobre todo por mujeres pero más jóvenes y sin hijos, prestan especial atención a las calorías y al valor nutricional del producto. Les preocupa el contenido de grasas de lo que compran.
  • El 21% de consumidores corresponde a un perfil de mujeres jóvenes con estudios universitarios que «miran con lupa» los ingredientes transgénicos y los alérgenos.
  • Hay un 15% de compradores que suelen ser hombres de más edad sin hijos o bien con hijos mayores a los que tan sólo les preocupa la veracidad de la información que aparece en la etiqueta.
  • El último perfil, (un 11%) corresponde a un comprador que sólo lee el valor nutricional del producto. Son casi siempre hombres de mayor edad y con menos estudios.

Conclusión

En base a este estudio elaborado por el Barómetro Aecoc Shopper View se llega a varias conclusiones:

  • Un alto porcentaje de los compradores afirma leer la información del etiquetado.
  • Los compradores de más edad son los que más se fijan en esta información.
  • En general son las mujeres las que  prestan más atención al etiquetado aunque el punto de enfoque varía en función de la carga familiar y la formación académica.

Sigo pensando que que a pesar de que la mayoría de los consumidores manifieste leer el etiquetado no saben interpretarlo en su conjunto. Sólo miran el aporte calórico, las grasas, los transgénicos, etc.Todavía queda camino por andar en este tema.

Artículos del blog relacionados

El etiquetado cuenta mucho

Las declaraciones en el etiquetado

Bibliografía

Más del 67% de los españoles lee el etiquetado de los alimentos.

Los compradores de más edad son los que más se fijan.

El etiquetado cuenta mucho

El consumidor debe mirar la fecha de caducidad o de consumo preferente de los alimentos y las condiciones de almacenamiento

Como consumidores debemos mirar en el etiquetado la fecha de caducidad o de consumo preferente de los alimentos y las condiciones de almacenamiento
Derecho de autor: goodluz / 123RF Foto de archivo

El actual etiquetado se rige por el Reglamento (UE) Nº 1169/2011 y se aplica desde el pasado 13 de diciembre de 2014. Esta norma establece los nuevos requisitos para el etiquetado de los alimentos y garantiza que los consumidores recibirán información más clara, completa y precisa sobre el contenido de los alimentos. También tiene en cuenta la forma que tiene el consumidor de entender el etiquetado y su interacción sobre el mismo.

Durante este mes de julio de 2015 la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición –AECOSAN- está haciendo una campaña: «El etiquetado cuenta mucho» para explicar las ventajas de esta norma.

Cambios más significativos del nuevo etiquetado

Entre ellos destacan:

El aumento del tamaño de la letra con la información obligatoria.

Se resaltan los alérgenos en la lista de ingredientes, que a día de hoy son 14 con un tipo de letra, color o estilo diferente. Además es obligatorio informar sobre los alérgenos en los alimentos no envasados, y aquí quedan incluidos restaurantes y cafeterías.

Entre los cambios del nuevo etiquetado destacan el aumento del tamaño de la letra y la presencia de alérgenos

Se facilita una información más clara sobre las características nutricionales relevantes de los alimentos transformados —valor energético, grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal—.De hecho, los aceites o grasas de origen vegetal se podrán agrupar en la lista de ingredientes bajo la designación «aceites vegetales»  o «grasas vegetales», seguido de la indicación del origen vegetal específico.

En cuanto a la carne y el pescado:

  • Se indican si las proteínas añadidas a productos cárnicos o pesqueros son de origen animal o si se ha agregado más de un 5% de agua a los mismos.
  • Constará la presencia de «carne reconstituida» o «pescado reconstituido».

La información obligatoria aparecerá en un lugar destacado y visible como es el caso de:

  • Las propiedades nutritivas, en la mayoría de los alimentos transformados envasados.
  • El país de origen o lugar de procedencia de la carne -cerdo, caprino, ovino y aves de corral- tanto fresca, refrigerada o congelada. Además se indica la fecha de congelación o de primera congelación en preparados de carne congelados, carnes congeladas y productos de la pesca no transformados congelados.
  • Ciertas menciones adicionales, por lo que podremos saber si un producto lleva edulcorantes o cafeínas por poner algunos ejemplos.

También podremos identificar la empresa que elabora el alimento, ya que aportará su nombre y apellidos y una dirección postal de la UE. Y sabremos en la lista de ingredientes si hay presencia de nanomateriales artificiales (material artificial producido intencionadamente que tiene una o más dimensiones muy pequeñas).

Además se advierte de las envolturas no comestibles de los embutidos.

En este nuevo etiquetado se avisará si se ha sustituido un componente o ingrediente que se emplea habitualmente por otro y se indicarán los sucedáneos en los alimentos de «imitación».

A partir de ahora se endurecerán las normas para evitar prácticas engañosas.

Todos estos requisitos del etiquetado serán idénticos tanto para la venta a distancia o en línea como para la compra en un establecimiento comercial.

A pesar de que la normativa entró en vigor en diciembre de 2014, la necesidad de incluir información nutricional –valor energético y los nutrientes como grasas, hidratos de carbono, etc), no se implantará hasta diciembre de 2016.

Artículos del blog relacionados

Las declaraciones en el etiquetado

Bibliografía

Reglamento (UE) Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo del 25 de octubre de 2011 sobre información alimentaria facilitada al consumidor.

Campaña: El Etiquetado cuenta mucho

Comer seguro en verano

Para comer seguro en verano mantendremos los alimentos refrigerados los alimentos y bebidas.  Foto: Su-Lin https://flic.kr/p/2C5AjA

Para comer seguro en verano mantendremos refrigerados los alimentos y bebidas hasta justo antes de consumirlos
Imagen de Su-Lin en  con licencia CC BY-NC-ND

Para comer seguro en verano donde pasamos más tiempo al aire libre y hacemos más comidas fuera de casa no debemos bajar la guardia con la higiene y manipulación de los alimentos para no llevarnos sorpresas desagradables. Las bacterias no cierran por vacaciones,  es más, las altas temperaturas facilitan su multiplicación en los alimentos.

A continuación les doy una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

Para comer seguro conservaremos la cadena del frío 

Esta nevera portátil de sandías se llama "Tama-chan"

Esta nevera portátil de sandías se llama “Tama-chan”

Es muy importante que no se rompa la cadena de frío en ningún momento; por eso justo antes de salir de casa guardaremos en la nevera portátil aquellos alimentos que lo precisen. Lo mejor es recurrir a los socorridos acumuladores de frío. Y en el caso de usar cubitos de hielo, nos aseguraremos de que el agua derretida no entre en contacto con la comida.

Los alimentos siempre estarán más seguros en la nevera, así que los sacaremos  justo antes de cocinarlos o de consumirlos. Y nuestra nevera portátil siempre a la sombra y evitando abrirla innecesariamente.

Como nota curiosa… en Japón han inventado el «Tama-chan», una mini nevera portátil con ruedas pensada exclusivamente para sandías. Y es que en este país las adoran, hasta hay un juego tradicional basado en esta fruta, el suika-wari.

Antes de salir casa, ¿qué debemos tener en cuenta para comer seguro?

Antes que nada debemos acostumbrarnos a utilizar recipientes adecuados para guardar cada alimento. Lo interesante es que la cámara de aire que quede en el mismo sea lo más pequeña posible.

Los alimentos crudos deben separarse de los cocinados o de los listos para el consumo. Alguno se preguntará ¿qué son los alimentos listos para el consumo? Pues son aquellos -incluidas las bebidas- que se ingieren normalmente en estado crudo o cualquier alimento manipulado, elaborado, mezclado, cocido o preparado de otra manera, que se consume normalmente sin ninguna manipulación posterior. Por ejemplo: macarrones con queso y jamón en cubitos.

En caso de aquellos alimentos que puedan desprender líquidos evitaremos que contaminen otros productos.

En verano consumimos más frutas y verduras, las lavaremos bien, incluso aquellas cuya corteza no sea comestible.

En el caso de que llevemos alimentos cocinados -pollo, croquetas, etc- lo mejor es mantenerlos en el frigorífico hasta última hora. Y esa tortilla que tanto nos gusta la cuajaremos bien y la conservaremos en la nevera hasta el momento de salir y después a la nevera portátil.

¿Cómo comer seguro en cualquier lugar?

Para comer seguro independientemente del sitio al que nos dirijamos (playa o campo) no podemos bajar la guardia con la higiene. Eso implica lavarse las manos ¿cuánto? -siempre que sea necesario- con agua limpia y potable y jabón y nos las secamos preferentemente con paños de un solo uso. Después de tocar alimentos crudos y de ir al baño es imprescindible. Ya les comenté todo esto detalladamente, en los principios básicos de higiene y manipulación de los alimentos.

No hay que descuidar la higiene y separar los alimentos crudos de los cocinados

Tampoco utilizaremos alimentos que contengan huevo crudo (salsas, mayonesas, etc) para evitar sustos con la Salmonella. Y al preparar o manipular los alimentos siempre separaremos los crudos de los ya cocinados o los listos para el consumo. Recuerden utilizar distintos utensilios y erradiquen el mal hábito de emplear una misma tabla de cortar para todo. Si es posible no usaremos  las de madera porque los cortes en la misma dificultan su limpieza.

Precauciones para comer seguro cuando nos vamos de barbacoa 

Si nos decantamos por irnos de barbacoa además de informarnos de los lugares y épocas autorizadas para realizarlas utilizaremos maderas preferiblemente resinosas, de primer uso, sin restos de barnices ni pinturas.

Sacaremos la carne o el pescado crudo de la nevera portátil justo en el momento en el que las brasas ya estén preparadas.

No hay que abusar de las barbacoas porque favorecen el desarrollo de la acrilamida

Si se nos quema demasiado la carne pueden aparecer sustancias con efecto cancerígeno como la «acrilamida». Además suele ocurrir que en su interior no estén bien cocinadas. En líneas generales deben tener un color uniforme en toda su superficie. Para comprobar el cocinado podemos hacer pequeños cortes en la pieza de carne.

También aquí  evitaremos la contaminación cruzada, para ello no usaremos las mismas pinzas, cuchillos, bandejas, etc para los alimentos crudos y cocinados.

Pues con todos estos consejos comerán con más tranquilidad y seguridad en vacaciones. Ahora tan sólo queda poner en práctica lo aprendido ¡Sean felices!

Bibliografía

Comer seguro al aire libre. AESAN.

Artículos del blog recomendados

Principios básicos de higiene y manipulación de los alimentos (I)

La contaminación cruzada en los alimentos

La acrilamida en los alimentos

El licopeno: la fuerza del tomate

Perspective view of a line of vine tomatoes with shallow depth of field

La fruta es la parte de la planta que contiene las semillas; por tanto, botánicamente hablando, el tomate es una fruta rica en licopeno.

Los tomates tienen muchas virtudes: un  sabor particular,  atractivo físico pero además son nutritivos y saludables. Apenas nos aportan calorías pero son una fuente de vitaminas (A, C y E) y minerales. Son bajos en sodio, de ahí que resulten ideales para los hipertensos y en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Su llamativo color rojo se debe a la presencia de un pigmento carotenoide llamado «licopeno», uno de los más potentes antioxidantes hasta ahora conocidos. El licopeno se encuentra en el tomate fresco y en todos los productos que se elaboran a partir de él como el concentrado, la salsa, el zumo de tomate y el kétchup.

Absorción del licopeno

Se ha visto que este pigmento se absorbe mejor cuando cocinamos el tomate con aceite de oliva virgen que cuando se consume en crudo, porque el calor contribuye a su mejor digestión y absorción. Para que se hagan una idea un tomate fresco contiene unos 2 mgr/100 gr de licopeno, mientras que el tomate frito unos 25 mgr/100 gr, así que una opción saludable es tomar el tomate en salsa o en fritura.

Estudios científicos sobre el licopeno

Muchos estudios relacionan la acción conjunta del licopeno y otras sustancias del tomate con un posible efecto en la prevención de los cánceres de vejiga y de próstata y con la reducción del colesterol malo ya que impide que este se oxide y dañe nuestras arterias. Además se ha demostrado que el jugo amarillo y gelatinoso que rodea a las semillas del tomate -que muchos tiran- posee propiedades anticoagulantes que  pueden reducir el riesgo de aterosclerosis.

El licopeno es un potente antioxidante que se absorbe mejor en fritura o en salsa con aceite de oliva

A día de hoy se desconoce si hay relación entre la maduración del tomate y la concentración de licopeno. Lo que sí debemos intentar es comerlo en su punto óptimo porque un tomate verde es más indigesto y tiene menos sustancias nutritivas. Además, el contenido en licopeno suele ser menor en los tomates cultivados en invernadero que en aquellos producidos al aire libre. También se ha descubierto que la cantidad de este antioxidante es menor en frutos que se recolectan verdes y maduran en un almacén en comparación con aquellos que lo hacen en la planta.

Recomendaciones sobre el tomate

Por si no lo saben… no hay que guardar los tomates en la nevera porque se daña la pulpa y pierden calidad. Lo ideal es comprar la cantidad justa que vayamos a consumir. Y si nos hacemos un zumo, mejor consumirlo enseguida para evitar la pérdida de vitaminas.

Como curiosidad… A Pablo Neruda le gustaban tanto los tomates que le dedicó una oda: «Oda al tomate». En este vídeo el cantautor uruguayo Jorge Drexler le pone música. La combinación quedó genial o al menos a mí me lo parece. Disfruten de la música y de esta fruta, porque botánicamente hablando el tomate lo es. Y no olviden poner a partir de ahora «una píldora de tomate frito» en sus vidas.

Vídeo Neruda Drexler «Oda al tomate»:

Artículos del blog relacionados

¿Los zumos de frutas naturales se han de beber recién hechos o se puede hacer más cantidad y guardarla en la nevera un par de días?

Bibliografía

Propiedades funcionales y beneficios para la salud del licopeno. Nutr Hosp.28 (1):6-15 (2013)

Antioxidant bioactive compounds in selected industrial processing and fresh consumption tomato cultivars. Food an Bioprocess Technology. Vol 6, issue 2, pages 391-402. (2012).

EFSA. Use of lycopene as a food colour. The EFSA Journal (2008) 674, 1-66.

Estudio del licopeno del tomate como colorante natural desde la perspectiva analítica e industrial. Gemma Arándiga Martí y Sonia Díaz Sánchez. Junio 2008.

Propiedades químicas, biológicas y valor nutritivo del licopeno. An. Vet. (Murcia) 17:51-66 (2001).

Claves para la seguridad alimentaria

Cinco claves para la seguridad alimentaria

Cinco claves para la seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria hace referencia a la disponibilidad de alimentos, el acceso de las personas a ellos y el aprovechamiento biológico de los mismos.

El pasado 7 de abril fue el día Mundial de la Salud. La Organización Mundial de la Salud -OMS- promueve en este día las claves para reforzar la seguridad de los alimentos en un planeta cada vez más globalizado, y es que manteniendo la seguridad alimentaria de los alimentos prevenimos las enfermedades transmitidas por estas conocidas como ETA. A continuación les resumiré las recomendaciones de la OMS a este respecto :

1. Usar agua y alimentos seguros para mantener la seguridad alimentaria

Los alimentos, incluyendo el agua y el hielo, pueden estar contaminados por microorganismos y sustancias químicas.

 ¿Cómo podemos garantizar la seguridad del agua y los alimentos?

  • Usando agua potable.
  • Seleccionando alimentos frescos y saludables.
  • No consumiendo leche que no haya sido pasteurizada o esterilizada.
  • Lavando bien las frutas y hortalizas, especialmente si se consumen crudas y  desconocemos su origen.
  • Y evitando consumir alimentos después de su fecha de caducidad.

2. Mantener la limpieza colabora con la seguridad alimentaria

Hay que lavarse las manos siempre que sea necesario

En la tierra, las personas y en los animales hay microorganismos que pueden causar enfermedades. Estos pueden ser transportados por las manos, los utensilios, los paños de cocina, la ropa, las esponjas y cualquier otro elemento que no se lave adecuadamente. Un leve contacto con ellos puede poner en jaque la seguridad alimentaria y contaminar los alimentos.

¿Qué medidas podemos llevar a cabo para  mantener la limpieza?

  • Para empezar, lavándonos siempre las manos antes de preparar alimentos y  varias veces durante la preparación de los mismos.
  • También después de ir al baño.
  • Lavando cuidadosamente todas las superficies y el menaje usado en la preparación de la comida.
  • Protegiendo los alimentos y la cocina de insectos, mascotas y otros animales; para ello es conveniente guardar los alimentos en recipientes cerrados.

3. Separar alimentos crudos y cocinados

Debemos evitar la contaminación cruzada entre los alimentos crudos y cocinados

Los alimentos crudos, especialmente la carne, el pollo, el pescado y sus jugos pueden estar contaminados con microorganismos peligrosos. Estos pueden transferirse a alimentos cocinados o listos para comer durante su preparación o almacenamiento dañando la seguridad alimentaria.

¿Cómo evitar la contaminación entre alimentos crudos y cocinados?

  • Separando siempre los alimentos crudos de los cocinados y de los listos para comer.
  • No utilizando los mismos utensilios -como cuchillos o tablas de cortar- para manipular alimentos crudos, como pescado, carne o pollo, y para los ya cocinados.
  • Conservando los alimentos en recipientes separados para evitar el contacto entre crudos y cocinados.

4. Cocinar por completo los alimentos para preservar la seguridad alimentaria

Al cocinar, guisar, asar o freír completamente los alimentos evitamos que estos queden crudos en su interior, especialmente la carne, el pollo, los huevos y el pescado.

¿Cómo podemos garantizar que los alimentos estén bien cocinados?

  • Asegurándonos de que las sopas y los guisos alcancen la ebullición.
  • Recalentando adecuadamente la comida cocinada.

5. Mantener los alimentos a temperaturas seguras

Algunos microorganismos pueden multiplicarse muy rápidamente en los alimentos si se conservan a temperatura ambiente. Por debajo de 5ºC, el crecimiento microbiano se hace más lento o se detiene aunque algunos microorganismos todavía pueden crecer por debajo de esta temperatura.

¿Cómo logramos mantener los alimentos a temperaturas seguras?

  • No dejando los alimentos cocinados a temperatura ambiente.
  • Refrigerando lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecederos, preferiblemente por debajo de los 5º C.
  • Manteniendo la comida ya cocinada que va a ser consumida caliente por encima de los 60 ºC.
  • Evitando guardar la comida por mucho tiempo, aunque sea en el congelador. Los alimentos para niños deben consumirse inmediatamente una vez preparados.
  • No descongelando los alimentos a temperatura ambiente sino en la parte baja del frigorífico.

Conclusión

Siguiendo estas cinco claves de la seguridad alimentaria de la OMS no sólo se previenen enfermedades por comer alimentos contaminados sino que también se contribuye a prevenir otras enfermedades por manipular animales que puedan estar infectados.

Artículos del blog relacionados

 Contaminación cruzada

Las declaraciones en el etiquetado

Campaña etiquetado alimentos

En el etiquetado, en la publicidad o en la comercialización de un alimento nos podemos encontrar las declaraciones de las propiedades nutricionales y las declaraciones de las propiedades saludables. Es una información valiosa que hay que saber interpretar. A continuación les explico detalladamente la diferencia entre ambas.

Declaraciones de propiedades  nutricionales

En el etiquetado de esta lata de atún aparece una declaración nutricional, nos dice que es baja en sodio

En el etiquetado de esta lata de atún aparece una declaración nutricional, nos dice que es baja en sodio

Una declaración de propiedades nutricionales es aquella que sugiere que un determinado alimento posee propiedades nutricionales beneficiosas debido a su aporte calórico – reducido o incrementado – y a los nutrientes u otras sustancias. Entre los ejemplos se incluyen «fuente de fibra», «sin azúcares añadidos», «fuente de omega-3» o «bajo contenido en sodio».

No obstante, desde el 13 de diciembre de 2014, con la aparición del nuevo Reglamento (UE) 1169/2011 sobre el etiquetado, es obligatoria la información nutricional para la mayoría de los alimentos transformados. Los elementos a declarar obligatoriamente son: el valor energético, las grasas, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal; todos estos elementos deberán presentarse en el mismo campo visual. Además, podrá repetirse en el campo visual principal la información relativa al valor energético sólo o junto con las cantidades de grasas, grasas saturadas, azúcares y sal. La declaración nutricional habrá de realizarse obligatoriamente  « por 100 g o por 100 ml» lo que facilita al consumidor la comparación entre los productos.

Esta información nutricional obligatoria se puede complementar de forma voluntaria con los valores de otros nutrientes como: ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria, vitaminas o minerales.

Además esta  nueva regulación permite indicar el valor energético y las cantidades de los nutrientes utilizando otras formas de expresión (pictogramas o símbolos, como el sistema de semáforos), siempre y cuando sean fáciles de comprender para los consumidores y no creen obstáculos para la libre circulación de mercancías entre los distintos países.

El semáforo de alimentos tiene tres colores. El rojo significa que debe limitarse su consumo; el amarillo es una buena opción aunque no es la mejor y el verde es el más saludable.

El semáforo de alimentos tiene tres colores. El rojo significa que debe limitarse su consumo; el amarillo es una buena opción (aunque no es la mejor) y el verde es la opción más saludable

No obstante, hay una serie de categorías de alimentos exceptuados de la obligación de facilitar la información nutricional. Es el caso de las bebidas alcohólicas que contengan más del 1,2% en volumen de alcohol, los alimentos no envasados y otros que están enumerados en el anexo V del Reglamento.

Declaraciones de propiedades saludables

Una declaración de propiedades saludables es cualquier declaración que argumenta los beneficios sobre la salud que resultan al consumir un determinado alimento o alguno de sus componentes como la fibra, las vitaminas o las bacterias.

A su vez, podemos encontrar distintos tipos de declaraciones de propiedades saludables en el etiquetado:

  • Las referidas a los beneficios generales de un nutriente o un alimento para la salud en general o bienestar como « Saludable », « Bueno para ti ».
  • Las relativas al desarrollo y salud de los niños como: « El hierro contribuye al crecimiento normal de los niños ».
  • Las declaraciones sobre la reducción del riesgo de enfermedad y otras sustancias que pueden mejorar o modificar las funciones normales del cuerpo, por ejemplo: « los esteroles vegetales han demostrado reducir los niveles de colesterol, un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedad coronaria ».
  • Las referidas a la función de un nutriente o de otra sustancia en el crecimiento, el desarrollo y las funciones corporales, como por ejemplo: « La vitamina K contribuye a la coagulación sanguínea normal ».
En el etiquetado de este producto lácteo aparece una declaración saludable: "ayuda a nuestras defensas"

En el etiquetado de este producto lácteo aparece una declaración saludable: “ayuda a nuestras defensas”

Requisitos para las declaraciones

Las declaraciones nutricionales o de salud deben cumplir una serie de requisitos para que aparezcan en el etiquetado:

  • No ser falsa.
  • No alentar al consumo excesivo de ese alimento.
  • No hacer dudar sobre la seguridad o la composición nutricional de otros alimentos.
  • No sugerir que una dieta variada y equilibrada no puede proporcionar cantidades adecuadas de nutrientes.

Artículos del blog relacionados

Alimentos funcionales

El etiquetado cuenta mucho 

Bibliografía

Reglamento (UE) 1169/2011, de 25 de octubre de 2011, sobre la información facilitada al consumidor.

Reglamento (CE) 1924/2006, de 20 de diciembre de 2006,  relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos.

Reglamento (UE) 1047/2012, de la Comisión de 8 de noviembre de 2012,  por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1924/2006 en lo relativo a la lista de declaraciones nutricionales.

Página 10 de 15« Primera...89101112...Última »