¿Es segura el agua embotellada?

Agua embotellada

El agua mineral natural debe demostrar su pureza, su contenido de minerales y que la fuente está libre de contaminación. Imagen de Triángulo del Café Travel https://flic.kr/p/8TEERB

Los fabricantes de agua embotellada deben garantizar la calidad y la seguridad del agua que producen y envasan.

La mayor parte del agua embotellada en Europa procede de fuentes subterráneas como las aguas minerales naturales y las aguas de manantial. Las empresas alimentarias que la producen deben cumplir una rigurosa normativa que contempla desde las medidas higiénicas, la forma de extracción, los tratamientos, el etiquetado, el envasado, etc.

¿Qué agua se puede embotellar?

Hay tres tipos:

El agua mineral natural. Para ser reconocida como tal por la autoridad competente debe demostrar entre otras cosas su pureza original, que su contenido de minerales característico es estable y  que la fuente se protege frente a cualquier riesgo de contaminación.

La legislación sólo permite dos actuaciones para mejorar su calidad: la adición de dióxido de carbono para convertirla en agua con gas y la eliminación de compuestos inestables como el azufre y el hierro que dan color, sabor y olores indeseables.

Esta agua debe incluir en la etiqueta el nombre del manantial, el lugar del explotación y la composición analítica del agua.

El agua de manantial. Procede de una fuente subterránea que no necesita ningún tratamiento para garantizar su seguridad desde el punto de vista microbiológico.

Y en el último tipo estarían otras aguas. No entran en ninguna de las dos categorías anteriores. Proceden de fuentes entre las que se incluye el agua corriente y las aguas superficiales (ríos, lagos, etc). Se pueden someter a tratamientos que ayuden a garantizar su inocuidad.

¿Cómo garantizan los fabricantes la seguridad del agua embotellada?

  • Cumpliendo con todos los requisitos de la rigurosa normativa legal para el agua destinada al consumo humano.
  • Mediante unas buenas prácticas, como las publicadas en el Codex Alimentarius para los operadores de este sector.
  • Protegiendo la fuente de agua de contaminaciones externas antes de ser envasada y durante la distribución y el almacenamiento.

¿Qué es el residuo seco?

Es una magnitud que indica la cantidad de minerales que contiene el agua. Este dato se obtiene después de someterla a 180 ºC. A partir del valor obtenido la clasificamos como:

  • Agua de mineralización muy débil: hasta 50 mg/l de residuo seco. Indicada para dietas pobres en sodio.
  • Agua de mineralización débil: hasta 500 mg/l de residuo seco.
  • Agua de mineralización media: de 500 a 1500 mg/l de residuo seco.
  • Agua de mineralización fuerte: agua con más de 1500 mg/l de residuo seco.

¿Qué cuidados deben tener los enfermos y lactantes con el agua embotellada?

En lactantes, lo recomendable es controlar los niveles de sodio (menos de 200 mg/litro) y sulfatos (menos de 250 mg/litro) en el agua embotellada. Esta debe indicar en su etiqueta que es apta para preparar alimentos para lactantes.

A los ancianos y a los enfermos renales no les conviene las aguas muy mineralizadas (sodio, cloro, etc). Y los pacientes con problemas gástricos no deben tomar aguas carbonatadas salvo recomendación médica.

Cualquier persona que tome agua embotellada debe saber que aquellas con más de 1 gramo/litro de sulfatos pueden tener efectos laxantes.

Bibliografía

El uso del agua en la producción de alimentos.

Lista de las aguas minerales naturales reconocidas en la UE.