Comidas preparadas fuente de azúcar

Comida preparada

Las comidas preparadas de los supermercados tienen altas cantidades de azúcar perjudiciales para la salud. Imagen de MarketinHuman.

Un estudio de la ONG británica «Action of Sugar» ve necesario poner un impuesto al azúcar. En sus investigaciones han llegado a la conclusión de que un plato de comida preparada de cualquier supermercado puede tener hasta casi tres veces la cantidad diaria recomendada de azúcar. Contienen el equivalente a unas 15 cucharadas de azúcar.

¿Qué se entiende por comida preparada? Aquella preparación culinaria envasada y lista para ser comida tras calentarse o hidratarse. Ejemplos: empanadillas, menestras de verduras, lasaña, etc que además suelen venir acompañadas de salsas varias.

El estudio se realizó en los cinco principales supermercados del Reino Unido, pero sus resultados podrían extrapolarse a las comidas preparadas que se venden en España porque los procesos industriales son similares.

Estos azúcares y grasas no son necesarios pero los fabricantes los añaden para que los alimentos sean más apetecibles para nuestro paladar y sigamos comiéndolos en otras ocasiones.

La OMS recomienda no sobrepasar 25 gramos diarios de azúcar, pero uno de estos platos puede llegar a contener hasta 61 gramos. Casi triplica la cantidad diaria recomendada.

El contenido de azúcar no se entiende en las etiquetas

El consumidor  desconoce la cantidad de azúcar real que contiene el alimento que va a comprar. Sólo sabe interpretar el etiquetado nutricional con el porcentaje o contenido de azúcar; sin embargo, se ve indefenso cuando el azúcar se esconde bajo palabras química como: fructosa, glucosa, jarabe de maíz, glucosa, miel de caña, etc.

La OMS recomienda no sobrepasar los 25 gramos de azúcar al día

Otra situación común es que intenten confundirnos con las cantidades de azúcar añadidos. Por ejemplo, si un zumo de frutas tiene 12,9 gramos de hidratos de carbono de los cuales azúcares naturales son 3,2; esto quiere decir que se le han añadido 9,7 gramos de azúcar (12,9-3,2=9,7). El fabricante no pone «hemos añadido 9,7 gramos de azúcar». Los consumidores más audaces tenemos que hacer la resta.

La campaña iniciada por Medicus Mundi junto con VSF Global en 2014 calculó que el consumo medio de azúcar en España es de 112 gramos diarios. ¡Para echarse a temblar!

Un impuesto para el azúcar

Los investigadores reivindican un impuesto para los productos muy azucarados ya que al igual que el tabaco y el alcohol está científicamente demostrado que estos perjudican la salud.

El problema en la sociedad occidental es que resulta más barato comer mal. La epidemia de obesidad que nos asola desde hace años se hace más acuciante en familias de bajos ingresos.

Poner un impuesto a los productos azucarados contribuiría a que los fabricantes disminuyeran los porcentajes de azúcar en los alimentos. Además los gobiernos deberían exigir que los etiquetados fueran más claros y no como ahora que es fácil engañar a la gente utilizando palabrotas químicas.

Artículos del blog relacionados

El azúcar en los refrescos varía según el país

Bibliografía

MailOnline

El azúcar ya no es tan dulce

Vozpopuli.com

¿Por qué se usan ceras en algunas frutas?

Manzanas rojas con cera. Imagen de Christian Ramiro González

Manzanas rojas con cera. Imagen de Christian Ramiro González https://flic.kr/p/6j88qQ

La mayoría de los consumidores nos dejamos llevar por la apariencia física de las frutas y es un condicionante a la hora de elegirlas. Nos gusta que no tengan deformaciones, que la piel sea uniforme y tersa, que esté en el estado óptimo de maduración y que parezca fresca.

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) de todos los factores externos, el color es uno de los aspectos más evaluados por el consumidor y es decisivo en productos como hortalizas de hoja porque asocian el color al grado de frescura del alimento.

Frutas como las manzanas o ciruelas están cubiertas de forma natural por una capa de cera. Con ello se consigue perder menos agua, que la fruta esté más firme y ralentizar el proceso de degradación natural del alimento.

A veces se les da cera a alimentos como los pepinos o los cítricos después de recolectarlos para alargar la vida útil y protegerlos de bacterias y hongos. A nivel comercial su función es darle un aspecto más brillante y apetecible al consumidor. Estos agentes de recubrimiento son sustancias inofensivas para la salud.

¿Qué son estas ceras?

Muchas de las frutas y verduras tienen su propia capa de cera natural para evitar la pérdida de agua. Cuando son recolectadas se lavan para eliminar la suciedad con lo cual pierden esta protección; de ahí, que se aplique cera en ellos.

Las ceras son agentes de recubrimiento o agentes de glaseado. Son aditivos autorizados por la Unión Europea y los más utilizados son la cera de carnauba (E903) y la cera de abeja (E901). Forman parte de un proceso industrial para mejorar las propiedades sensoriales y empezó a utilizarse con los cítricos.

Las ceras se usan para mejorar el aspecto de los alimentos y evitar la pérdida de agua

El uso de ceras mejora la apariencia, previene de posibles contaminaciones  y mantiene la frescura de verduras y frutas, pero no incrementa la calidad de las mismas.

Para conseguir el efecto buscado sólo puede usarse en dosis adecuadas porque un exceso generaría olores y sabores extraños, aparecerían manchas blancas en la piel y se dificultaría el intercambio gaseoso del alimento con el medio externo.

Conclusión

Los agentes de recubrimiento son ceras cuya función es darle una apariencia más apetecible a ciertas verduras, hortalizas y frutas para evitar la pérdida de agua y alargar su vida útil.

Es importante lavar bien «todas» las frutas y verduras antes de partirlas independientemente de que tengan ceras o no. El lavado con agua fría consigue eliminar restos de fitosanitarios, tierra, insectos, etc.  Después de lavar hay que secarlas con papel de cocina o un paño limpio.

Artículos del blog relacionados

La fruta, ¿pelada o sin pelar?

Escoger la fruta según el climaterio 

Bibliografía

¿Se pueden consumir los líquidos que acompañan a las conservas?

Conservas de pescado con aceite como líquido de cobertura

En el mercado nos podemos encontrar distintos tipos de conservas y semiconservas que pueden llevar varios líquidos como vinagre, aceites, almíbar, etc e incluso especias. Muchos consumidores se preguntan qué hacer con estos líquidos ¿aprovecharlo o desecharlo?

¿Qué son estos líquidos?

Se llaman líquidos de cobertura o de gobierno. Tienen la función de conservar los alimentos dentro del envase y actúan como medio de distribución para otros componentes como los aditivos y las especias. Además son un ingrediente más que ayuda a mejorar el sabor y a equilibrar el pH. También desplazan el aire de los envases contribuyendo a disminuir el crecimiento por microorganismos y mejora la transferencia de calor a las porciones sólidas del alimento.  Por todo ello no son nocivos para la salud.

Tipos de líquidos de cobertura

En las conservas de verduras se suele utilizar vinagre o escabeche y salmuera para las hortalizas. 

Cuando el líquido de cobertura lleva almíbar o aceite debe indicar en la etiqueta tanto el peso neto como el peso escurrido

También podemos encontrar algunas que lleven conservantes como el cloruro sódico o sal, a tener en cuenta sobre todo en hipertensos. En este caso lo mejor es desechar el líquido de cobertura.

En las legumbres como las lentejas, suele formarse una espuma blanca poco agradable a la vista, debida a  la acción de los conservantes. El líquido se vuelve gelatinoso al unirse el almidón que liberan las legumbres con el agua usada para conservar. Consumir este líquido de cobertura no es nocivo para la salud pero puede afear el plato. De todas formas, yo prefiero guisar las legumbres en la olla rápida -no se tarda nada- y evito estar consumiendo conservantes.

¿A qué temperatura se incorpora el líquido de cobertura?

La temperatura del líquido de cobertura en el momento de su incorporación es de unos 85º C, así se disminuye la cantidad de oxígeno disponible que ayudaría a la corrosión, la destrucción de las vitaminas y la pérdida de color del producto.

Conclusión

El líquido de cobertura es el fluido que se añade en la elaboración de conservas y semiconservas. Se utiliza para mejorar el sabor y permite preservar los alimentos por períodos más largos de tiempo.

Gracias a él se mantiene la calidad nutricional de los alimentos y podemos disfrutar de productos perecederos en cualquier época del año. Aún no siendo  nocivos lo mejor es evitar consumirlos para no ingerir sales, azúcares (en el caso del almíbar), demasiada aceite y conservantes.

De todas formas, les recomiendo no abusar de los alimentos enlatados y apostar por los alimentos frescos, sin procesar. Deberíamos ir más al mercado y menos al supermercado para encontrar alimentos saludables.

Artículos del blog relacionados

¿Por qué a veces la carne libera agua al freírse?

Los aperitivos tendrán menos sal

¿Qué ocurre cuando una mosca se posa en la comida?

Mosca Imagen de Carlos Baez

Mosca descansando sobre la comida. Imagen de Carlos Baez www.flickr.com/photos/15432866@N00/albums/with/72157647171697069

¿Comerías si vieras una mosca descansando sobre tu plato de comida? Según una encuesta realizada por una empresa estadounidense a más de 300 personas, el 67% de los participantes dejaría de comer si vieran una cucaracha en un restaurante, pero sólo un 3% lo haría si fuese una mosca  ¡Curioso!

Hay unas 12.000 especies de mosca en España pero sólo una decena son domésticas y se crían en ambientes sucios; pero las que viven en este tipo de hábitat son dos veces más sucias que las cucarachas y transmiten más patógenos porque se alimentan de materia podrida y no de restos de comida. El hábitat de este insecto -Musca doméstica- son los lugares fétidos como alimentos en descomposición, contenedores de basura, cadáveres de animales, etc; por lo que transfieren los microbios que hay en todos los lugares que va visitando.

Además están dotadas de un olfato extraordinario, siendo capaces de detectar el olor a materia orgánica en descomposición a varios kilómetros.

Hay que distinguir la mosca negra que vive en ambientes sucios de otras de colores que producen larvas para el control de plagas o las que actúan como polinizadoras.

¿Qué problemas ocasiona una mosca sobre la comida?

Cuando vemos a una mosca descansando sobre la comida realmente está expulsando por la boca todo lo que lleva en el estómago incluyendo microorganismos. Para que se hagan una idea hasta cinco millones de bacterias pueden quedar pegadas a sus patitas. Lo bueno es que generalmente nuestro cuerpo cuenta con los mecanismos necesarios para destruirlos y como mucho puede ocasionarnos algún malestar intestinal.

El problema surge cuando los microbios que transportan las moscas entran en contacto con alimentos frescos que se dejan a temperatura ambiente y/o destapados. Ello facilita el crecimiento de bacterias y otros microorganismos provocando salmonelosis, lombrices intestinales, tifus, cólera, etc.

Según los investigadores las moscas son capaces de transmitir más de cien microorganismos diferentes perjudiciales para la salud

En los objetos donde se posan pueden verse en ocasiones las huellas de su digestión a modo de puntitos negros. No obstante, parece ser que nunca acabaremos comiendo los huevos de este insecto porque suelen poner unos 150 cada vez que se paran en su medio natural putrefacto. Para nuestra tranquilidad las moscas tienen una vida corta de aproximadamente un mes.

Conclusión

Una mosca sobre la comida no es en sí peligrosa salvo que esta proceda de un hábitat sucio y favorezcamos las condiciones para que transmitan los gérmenes patógenos que llevan en sus patas. Si nos comiéramos una mosca limpia no nos pasaría nada.

Para evitar mosquearnos con la comida lo ideal es mantener los alimentos tapados y almacenados de forma correcta.

Artículos del blog relacionados

Contaminantes tóxicos preocúpate por lo que comes en Canarias

Retirada de chocolatinas Mars

Bibliografía

Los dípteros y el hombre

Crónica Verdades y mentiras de los alimentos | 5 noviembre| La Vinca

Foto de grupo de los asistentes al Taller Verdades y Mentiras de los Alimentos en La Casa Verde de Firgas

Foto de grupo de los asistentes al Taller Verdades y Mentiras de los Alimentos en La Casa Verde de Firgas

El  sábado 5 de noviembre tuvo lugar la segunda edición del Taller «Verdades y Mentiras de los Alimentos». Lo impartimos en el Centro Socio-Cultural La Casa Verde en Firgas y fue organizado por los compañeros de La Vinca Ecologistas en Acción.

El taller fue un éxito y despertó gran interés. El tema es controvertido pero es necesario informar sobre las verdades y mentiras de los alimentos porque los mitos no sólo tienden a confundirnos sino que pueden influir negativamente en nuestros hábitos alimentarios e incluso perjudicarnos.

En las dos horas y media que duró el taller los asistentes conocieron los cambios que ha traído la nueva pirámide alimentaria, el origen de los mitos y por qué interesa que sigan en la población, dimos respuesta a los más conocidos  y finalmente discutimos algunos ejemplos prácticos que vemos actualmente en los medios. Esta última parte los dejó boquiabiertos.

Los mitos alimentarios son creencias que a veces se lanzan de forma interesada en la población para obtener algún beneficio. Basándome en la Ciencia y la normativa alimentaria los asistentes se iban sorprendiendo a medida que iba avanzando la exposición. Fueron bastante participativos y me hicieron preguntas sobre los temas que íbamos abordando. También querían saber mi opinión sobre cuestiones que le preocupaban o le causaban mayor interés como si era mejor tomar leche desnatada o semidesnatada, qué quesos son más saludables, si el consumo de huevos o el queso producen colesterol, si hay alimentos que acidifican el cuerpo y facilitan el crecimiento de microorganismos, si el pan es beneficioso para salud, etc

Con tan buena acogida volveremos a repetir el taller. Ya les informaremos sobre las fechas y los lugares.

Gracias a los organizadores y a los asistentes.

foto-2-firgas_051116

¿Qué contaminantes tienen los huevos de Canarias?

El tipo de producción de huevos influye en la presencia de determinados contaminantes. Imagen de Jqmj (Queralt) https://flic.kr/p/bkFWfh

El tipo de producción de huevos influye en la presencia de determinados contaminantes. Imagen de Jqmj (Queralt) https://flic.kr/p/bkFWfh

Un grupo de investigadores de la ULPGC publicaron un trabajo en la prestigiosa revista internacional Food and Chemical Toxicology que relaciona el modo de producción de los huevos y la aparición de contaminantes en el mismo.

En este estudio se analizaron 57 contaminantes: 16 hidrocarburos aromáticos policíclicos, 20 plaguicidas organoclorados y 18 bifenilos policlorados en huevos de consumo procedentes de tres tipos diferentes de producción: ecológica, de corral y convencional. Todos fueron comprados en mercados de las Islas Canarias. A partir de los resultados obtenidos y de los datos de consumo de estos huevos se hizo una estimación sobre la ingesta diaria de estos contaminantes en niños, adolescentes y adultos.

Resultados del estudio sobre los huevos de Canarias

A diferencia de otros estudios realizados en el norte de Europa los investigadores canarios no encontraron diferencias en el contenido de plaguicidas organoclorados y bifenilos policlorados relacionados con el tipo de producción.

Hay resultados tranquilizadores ya que puede considerarse que los huevos producidos en Canarias no son fuente de contaminantes organoclorados independientemente del tipo de producción.

El hallazgo más relevante de este estudio se encuentra en relación con los  niveles de hidrocarburos aromáticos policíclicos -conocidos carcinógenos y mutágenos- ya que la concentración de estos compuestos en huevos procedentes de gallinas enjauladas fueron cuatro veces superiores a los producidos por gallinas ecológicas y de corral.

Conclusión

El consumidor que decide comprar huevos de corral o ecológicos se está exponiendo a una concentración cuatro veces más baja de hidrocarburos aromáticos policíclicos, sustancias que producen cáncer y mutaciones.

Artículos del blog relacionados

Exposición de pesticidas en la población infantil

¿Podemos estar tranquilos con los pesticidas en los alimentos?

Bibliografía

www.sertox.es

Influencia del modo de producción de los huevos en la ingesta diaria de hidrocarburos policíclicos y contaminantes organoclorados: un estudio independiente en las Islas Canarias -España-. Revista Food and Chemical Toxicology

Página 1 de 1412345...10...Última »