Alimentos funcionales ¿funcionan?

Alimentos funcionales

El concepto de “alimento funcional” se creó en Japón para mejorar la calidad de vida de determinados sectores de la población.

En los últimos años nos invaden los alimentos funcionales en las grandes superficies. Actualmente se comercializan en España unos 200 tipos, pero este concepto nació en Japón. En los años 80, las autoridades sanitarias niponas se dieron cuenta que para controlar los gastos sanitarios, generados por la mayor esperanza de vida de la población anciana, había que garantizar también una mejor calidad de vida.

¿Qué son los alimentos funcionales?

Los alimentos funcionales se podrían definir como aquellos alimentos, que se consumen como parte de una dieta normal y contienen componentes biológicamente activos, que ofrecen beneficios para la salud y reducen el riesgo de sufrir enfermedades. Entre los más importantes se encuentran «los alimentos enriquecidos», como por ejemplo: cereales con fibra y minerales, leches enriquecidas con calcio, zumos a los que se les ha añadido vitaminas y minerales, huevos enriquecidos con ácidos grasos omega-3, etc.

Estos alimentos pueden formar parte de la dieta de cualquier persona, pero además, están especialmente indicados en aquellos «grupos de población con necesidades nutricionales especiales» como las personas mayores, las embarazadas y los niños, aquellas personas con intolerancias a determinados alimentos, los que padecen estados carenciales y los colectivos con riesgos de sufrir determinadas enfermedades (osteoporosis, diabetes, cardiovasculares, gastrointestinales,  etc.).

Marco jurídico europeo de los alimentos funcionales y las alegaciones de salud

Las condiciones de higiene y seguridad de los alimentos funcionales están reguladas como cualquier otro alimento


Debido al creciente interés en el concepto de los  «Alimentos Funcionales»  y en las «Alegaciones de Salud», aquellas que hacen referencia a «funciones de mejora» y «reducción de riesgo de enfermedades», la Unión Europea creó la FUFOSE (Functional Food Science in Europe). El proyecto FUFOSE se centró en seis áreas de la ciencia y la salud:

  1. Crecimiento y desarrollo, como ocurre en el embarazo, lactancia e infancia.
  2. Metabolismo o utilización de nutrientes para tratar o reducir el riesgo de determinadas enfermedades como la obesidad, diabetes y optimizar rendimiento físico en deportistas.
  3. Defensa antioxidante, frente a la acción nociva de los radicales libres.
  4. Sistema cardiovascular, previniendo enfermedades como el exceso de colesterol y/o triglicéridos en sangre.
  5. Mejora del funcionamiento intestinal, como es el caso de alimentos probióticos y prebióticos.
  6. Funciones psicológicas y conductuales relacionadas con el control del apetito, la saciedad (fibra) y con el estado de ánimo.

Según el informe emitido por los mismos, los alimentos funcionales deben presentarse en forma de alimentos normales, demostrando sus efectos en las cantidades que habitualmente se consumirían en la dieta.

Etiquetado del Actimel

Etiquetado del Actimel

Además, la legislación contempla que en la información que se incorpore a los envases y a la publicidad no puede atribuirse propiedades preventivas, de tratamiento o curación de una enfermedad; y que cuando se realicen afirmaciones relativas a que un producto está enriquecido con algún nutriente determinado, el envase debe contener obligatoriamente el etiquetado nutricional, indicando el aporte real del producto en ese componente.

La UE apoya el desarrollo de los dos tipos de alegaciones de salud, que se indican a continuación:

  • Tipo A: Alegaciones  «funcionales de mejora». Ej:  la cafeína puede mejorar el rendimiento del conocimiento.
  • Tipo B: Alegaciones sobre «reducción de riesgo de enfermedades» que se asocian al consumo de un alimento o de sus componentes para ayudar a reducir el riesgo de padecer una determinada enfermedad o afección, gracias a los nutrientes específicos que contenga o no dicho alimento. Ej: una ingesta adecuada de calcio puede ayudar a reducir el riesgo posterior de osteoporosis.

De todas formas he de decirles que hay científicos que creen que estos alimentos son un fraude y que están ahí porque mueven mucho dinero y que llevando una dieta mediterránea y unos hábitos saludables que incluyan el deporte no hacen falta. La polémica está servida. Yo les aporto la información y el marco legal. También les adjunto un vídeo TED del Dr.José Manuel López Nicolás, experto en la materia, para que ustedes  saquen sus propias conclusiones. Mis ideas al respecto hace tiempo que las tengo claras.

Escoger la fruta según el climaterio

Cuando se pone un membrillo junto a un plátano este acelera su maduración-

Cuando se pone un membrillo junto a un plátano este acelera su maduración

Escoger la fruta va en función del climaterio. ¿Qué significa esto? La mayoría de la gente cuando va al mercado o a las grandes superficies a comprar fruta se deja llevar por su aspecto y/o la intuición. A veces incluso se recurre al frutero en caso de duda. El problema es que muchas veces ni ellos mismos saben si es mejor llevarse esas piezas de fruta verdes o más bien maduras. Mi misión en esta entrada es poner un poco de luz al respecto.

En general, las frutas incluyendo aquellas como tomates, pimientos y otros, sufren un proceso de maduración que es parte esencial de su desarrollo y que conduce eventualmente al envejecimiento y muerte de los tejidos.

La maduración viene acompañada de una serie de cambios: en la textura, reduciendo su firmeza; en el color, pasando de verde a rojos y amarillos; en  el sabor, volviéndose más dulce, y en el aroma, apareciendo compuestos volátiles.

Escoger la fruta según el tipo

Podemos comprar las frutas climatéricas para que sigan madurando en casa pero las no climatéricas tienen que estar listas para consumir

Dependiendo de la especie de fruta la respuesta a la maduración una vez recogida -es lo que llamamos postcosecha- va a variar, sin embargo; es posible identificar ciertos aspectos comunes en relación a este proceso. Ya les comenté en el facebook -con el ejemplo de los membrillos y los plátanos- que hay dos tipos de frutas. Pues bien, hay que escoger la fruta según el tipo.

Frutas climatéricas: se caracterizan porque maduran después de la cosecha y, como parte del proceso de maduración, aumentan la producción de etileno. Eso significa que podemos comprar una fruta de este tipo (pera, manzana, plátano) antes de que esté completamente madura y dejarla madurar en casa. Como curiosidad decirles que podemos acelerar la maduración de una fruta climatérica poniéndola cerca de otra climatérica que esté madura, en una bolsa de papel con agujeros. El etileno de una estimulará la maduración de la otra.

Respecto a las frutas climatéricas debemos tener en cuenta que la forma en la que debe madurar una fruta para que tenga todos los nutrientes necesarios y un gusto óptimo es  bajo el sol y en la planta ya que esta le aporta los nutrientes. Muchas de las frutas que encontramos en la frutería parecen maduras pero se han arrancado del árbol cuando aún estaban excesivamente verdes (cuestión de producción y ansias de ganar dinero rápido). Para evitar esto recomiendo elegir  siempre que se puedan producciones locales, cuya distribución es más rápida y la fruta más fresca. A la hora de seleccionar la pieza que deseas, párate y piensa si la quieres para hoy, para mañana o para dentro de unos días.

Frutas no climatéricas: el proceso de maduración es gradual, pero continuo. Deben recolectarse cuando estén casi listas para el consumo, ya que si se recogen verdes ya no maduran, sólo se ponen blandas. Su maduración es muy lenta y apenas observamos cambios bruscos en su aspecto. Ejemplo: el membrillo y los cítricos.

Lo que debemos tener en cuenta al comprar frutas no climatéricas es que no van a tener mejor aspecto del que tienen en la tienda, sólo peor. Por ello debemos elegir las piezas de mejor aspecto y consumirlas cuanto antes.

El etileno en el proceso de maduración

El etileno está presente en todas las frutas.  Se le conoce como la principal hormona de la maduración. En las frutas climatéricas puede iniciar la maduración a concentraciones muy bajas  (0.1 a 10 partes por millón (ppm)). Sin embargo, cuando el etileno se aplica externamente influye en el proceso de maduración tanto en las frutas climatéricas como no climatéricas. Por ejemplo, en el plátano (climatérico) el etileno inicia y acelera la maduración de frutas verdes, pero en la piña -no climatérica- el etileno simplemente aumenta la velocidad de respiración y acelera un proceso de maduración ya iniciado por la fruta misma.

El etileno también interviene en el daño físico de frutas y hortalizas. Actualmente se sabe que este compuesto químico se produce en todos los tejidos vegetales como una respuesta al  «stress». En consecuencia, el daño físico de las frutas también acelerará el proceso de maduración, y en las frutas climatéricas verdes (no maduras), puede ser su iniciador. De este modo la ventilación es también de gran importancia para prevenir la acumulación del etileno producido por frutas dañadas o en maduración, no sólo para evitar el aumento de temperatura que resulta del incremento de la respiración, sino para prevenir la maduración acelerada o su inicio en frutas limpias y sanas. La producción de etileno es otra buena razón para una cosecha, manejo y embalaje cuidadoso de las frutas.

Y hasta aquí la entrada de hoy, ya están un poco más ilustrados a la hora de escoger la fruta.  Ahora podrán elegirla «con sentido» y buscar la ubicación adecuada en el frutero. También espero que aquellas personas que tengan una frutería empiecen a plantearse cómo les conviene almacenarlas porque la mayoría lo hace aleatoriamente. De todas formas les adjunto una tabla donde pueden diferenciar los tipos de frutas más comunes.

Artículos del blog recomendados

El plátano, sabor de Canarias

Harina de plátanos made in Canarias

Golosos desde el embarazo

«Cómete las verduras o  no hay postre». ¿Cuántas veces habremos oído esto en nuestra infancia? ¿En qué momento empezamos a tener conciencia de los alimentos que nos gustan y los que no? Pues bien,  se sabe que la configuración de las preferencias gustativas comienzan en el útero materno y continúa durante toda la vida.

El sentido del gusto en la fase embrionaria

Todos los sentidos humanos se establecen en la fase embrionaria -semanas 1 a 8 de gestación- y a principios de la fase fetal. Cada día el feto traga líquido amniótico y se expone a un gran número de sabores. A las 32 semanas de gestación, el feto responde ante un cambio en el sabor del líquido amniótico modificando su manera de beber. Dependiendo de si el sabor de dicho fluido es dulce o amargo, el feto adapta su patrón de deglución aumentando o disminuyendo respectivamente la frecuencia con la que traga.

Para los recién nacidos, el sentido del gusto es el más importante de todos y el más desarrollado

Muchos experimentos con ellos muestran una elevada aceptación del gusto dulce reaccionando con una expresión facial de comodidad y satisfacción. Por el contrario, el sabor del ácido cítrico es rechazado haciendo una mueca con los labios. No se aprecia ninguna respuesta ante las soluciones amargas o saladas diluidas, salvo que estén en altas concentraciones, en cuyo caso producen rechazo.

Aprendizaje sabor sabor

La leche materna contiene numerosos compuestos aromáticos que la madre incorpora a través de su alimentación.

La leche materna tiene compuestos aromáticos

La leche materna tiene compuestos aromáticos

Una vez adquirida la preferencia por un sabor específico también es provocada por otros alimentos que contienen dicho sabor. Por ejemplo,  los bebes que se alimentan con leche formulada aromatizada con vainilla (para su mejor aceptación) hace que esto influya en sus gustos posteriores. Y es que una vez que se acepta un sabor o alimento, esto también puede influir en la preferencia y aceptación de otros nuevos. Este fenómeno, denominado «aprendizaje sabor sabor», implica que es más probable que se acepten nuevos alimentos si se combinan con platos conocidos que si se consumen solos.

A los niños suelen gustarles los alimentos que han comido en situaciones agradables y suelen rechazar los platos relacionados con algo negativo. Si nos paramos a pensar los alimentos más suculentos y calóricos suelen servirse en celebraciones, mientras que los menos calóricos (como las verduras) bajo presión.

También hay un mecanismo biológico llamado «saciedad sensorial específica» que evita que nuestra alimentación sea muy monótona. Aunque a algunos, especialmente a los niños, les encantaría comer su plato favorito a diario, de repente exigen algo nuevo y rechazan platos que antes estaban entre sus favoritos. Por regla general en personas adultas, cuanto mayor es la selección de comidas en una comida, más cantidad de alimentos se consume.

El entorno influye en las preferencias gustativas

Se ha comprobado que el contexto en el que ocurren las comidas familiares tiene una influencia fundamental en las preferencias gustativas posteriores, por lo que los padres pueden contribuir de forma sustancial al desarrollo de las preferencias y aversiones de distintos sabores. Por eso es conveniente comer en un entorno relajado, con influencias positivas y dar algo de libertad a los niños a la hora de elegir los alimentos.

Descubriendo nuevos sabores en una comida familiar

Descubriendo nuevos sabores en una comida familiar

Relacionado con el tema hemos encontrado este vídeo de Docufilia ¿Programados para ser gordos?  elaborado a partir de las investigaciones realizadas en el proyecto europeo OBELIX sobre obesidad infantil. Estudia la hipótesis según la cual, la exposición prenatal a determinadas sustancias químicas afecta al desarrollo de la obesidad en fases posteriores de la vida. Me parece muy interesante.

Artículos del blog relacionados

«Atraídos por el placer de comer»

 «Comer despacio, una razón de peso»

Atraídos por el placer de comer

Sentimos placer ante determinados alimentos, ¿qué nos lleva a elegirlos? No sé si se han planteado esta pregunta alguna vez. Yo sí. Es más, cuando estamos rodeados de comida ¿qué hace que nos decantemos por unos alimentos en concreto? ¿Comer sano es la consideración más importante a la hora de elegir?  Trataré de dar respuesta a estas y otras preguntas en esta entrada.

El placer en el comportamiento humano

El filósofo griego Epicuro fue uno de los primeros pensadores en documentar el papel del placer en el comportamiento en general. El tiempo le ha dado la razón. Así, experimentar mucho placer al entrar en contacto con un alimento influye en nuestra manera de interaccionar con él, porque su consumo produce efectos gratificantes y nuestro cerebro nos envía mensajes para que sigamos consumiéndolos, en ocasiones por encima del umbral del apetito. Ya sé lo que están pensando…. mi cerebro es el culpable de mi gula, quedo excento de culpa.

¿Por qué preferimos alimentos calóricos?

Placer de comer: elección de un alimento

¿Qué elijo tronco de Navidad o ensalada de col con frutas?

En líneas generales nos decantamos por alimentos con muchas calorías o sal y evitamos las sustancias agrias o amargas.  Se han hecho muchos experimentos al respecto y se ha visto que estas elecciones son adaptativas. Nuestra tendencia innata a seleccionar alimentos ricos en grasas y azúcares se debe a mecanismos de adaptación que nos permitieron sobrevivir en condiciones de escasez de alimentos a lo largo de la historia. De ahí, que la abundancia y el fácil acceso a estos alimentos promueve su ingesta exagerada traduciéndose en un aumento de peso. Sin embargo, los sabores amargos los asociamos con alcaloides tóxicos, y los sabores ácidos con alimentos deteriorados o inmaduros.

Factores determinantes del control del apetito

Es obvio que lo que nos lleva a comer o dejar de comer es el hambre y la saciedad, pero lo que elegimos comer no está determinado sólo por las necesidades nutricionales o fisiológicas. Se sabe que en el control del apetito además de la regulación energética intervienen otros factores emocionales y de motivación. Entre los más destacados están: su aspecto, su coste, nuestro estado de ánimo, los conocimientos en materia de alimentación e incluso los hábitos alimentarios de nuestro entorno más inmediato. En torno a este último punto….. No hace mucho leí un artículo que comentaba que si nuestra pareja se alimenta mal puede hacer que la imitemos (si no tenemos las ideas claras). Aconsejo  tener esto bien presente para que no nos lleven por el camino de las curvas.

Sigo….También se ha comprobado que la  visibilidad o los precios de los productos desempeñan un papel relevante en nuestra elección. Este puede ser un tema para otra entrada. Es increíble como nos manipulan sin darnos cuenta. ¡Qué rabia!

Principales influencias en la elección de alimentos

Placer de comer: alimentos frescos con vitaminas

La calidad y frescura de los alimentos influye mucho a la hora de elegirlos

Si extrapolamos la elección de los alimentos a la U.E, puedo decirles que  en una encuesta reciente sobre actitudes del consumidor hacia los alimentos, la nutrición y la salud, se descubrió que las cinco influencias principales en la elección de alimentos en todos los Estados miembros europeos son «calidad/frescura» (74%),  «precio» (43%),  «sabor» (38%),  «intención de comer sano» (32%) y  «lo que mi familia quiere comer» (29%). Las mujeres, las personas mayores y los individuos con mayor educación consideran que los aspectos relativos a la salud revisten una importancia especial. Los hombres seleccionaron con mayor frecuencia el «sabor» y el «hábito» como factores determinantes en su elección. El  «precio »parece ser el más importante para los desempleados y jubilados. 

Conclusiones

De lo anteriormente expuesto se traduce la complejidad de este tema que requiere distintas estrategias para provocar un cambio en el comportamiento a la hora de elegir los alimentos, no solo en nosotros como individuos sino en la sociedad. También supone un desafío para los profesionales de la salud porque la elección de los alimentos es cuestión de actitud.

Si el tema les ha parecido interesante  les recomiendo que lean « Golosos desde el embarazo »« Comer despacio, una razón de peso ». Gracias por estar ahí.

El plátano, sabor de Canarias

Plátanos de Canarias

El plátano de Canarias se conoce como «el de las motitas». Es una fruta que nos simboliza y con denominación de origen.

Composición nutricional del plátano

El plátano es una fruta muy nutritiva. Para empezar es rica en hidratos de carbono y  aquí hago un inciso, pues tiene un contenido calórico mucho más bajo de lo que la mayoría piensan. Cien gramos apenas aportan 85-90 calorías. Comerse un plátano equivaldría a comerse un poco más que una manzana. «Esa leyenda de que el plátano engorda es falsa ». Lo que ocurre es que la textura del plátano favorece que se mastique más rápido que otras frutas como la manzana, y además suele ser el ingrediente de muchos postres hipercalóricos; así que el problema se soluciona tomándolo solo, en brocheta,  batido, etc.

Su consumo es ideal en una dieta equilibrada para todas las edades, desde las papillas para los bebés, hasta los ancianos, y es de las opciones favoritas entre los deportistas por la energía que aporta.

También tiene vitamina A favoreciendo la exposición de la piel a las radiaciones solares.

Es una fuente encomiable de potasio, magnesio y ácido fólico. En concreto es muy rico en potasio (unos 396 mg por 100 gr de fruta) contribuyendo a contrarrestar los niveles de sodio y la eliminación de líquidos corporales. Este mineral es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Su contenido en magnesio facilita el funcionamiento del intestino, nervios y músculos. Y sus niveles de ácido fólico contribuyen a tratar o prevenir anemias y la espina bífida en el embarazo. Por si fuera poco tiene más pectina (fibra) que la manzana proporcionando un efecto saciante, pudiéndose tomar a cualquier hora como tentempié.

Propiedades medicinales del plátano

A las manchas oscuras de la piel del plátano se le atribuyen propiedades anticancerígenas

Según una investigación científica japonesa dirigida por el profesor Dr. Darryl See, de la Universidad de Tokio, el plátano completamente maduro con manchas oscuras sobre la cáscara, produce una sustancia llamada «factor de necrosis tumoral» que tiene la capacidad de combatir las células anormales y aumentar la inmunidad. Es un alimento alcalino y ocho veces más eficaz cuando está maduro que cuando está verde. A más predominio de manchas oscuras  mayor efecto anticancerígeno.

Además es una fruta muy digestiva y su contenido en triptófano mejora el estado de ánimo y nos ayuda a conciliar el sueño.

Propiedades del plátano para la piel

En uso externo la tradición popular ha empleado el plátano para eliminar verrugas, cortando un trozo de la parte interior de la piel y frotando sobre la misma hasta su desaparición.

Los plátanos también se utilizan para la elaboración de cremas nutritivas y para el cuidado del cutis. Como he tenido la oportunidad de formular productos cosméticos lanzo una pregunta…. ¿A ningún Spa de las islas se la ha ocurrido hacer una envoltura con plátano al igual que las hay de aloe o de chocolate?

Diferencia entre el plátano canario y el americano

En primer lugar el nombre que reciben. En España el «plátano de Canarias» es el plátano a secas, y al «americano» le llamamos banana.

La banana y el plátano se diferencian en el moteado y la forma

La banana y el plátano se diferencian en el moteado y en su sabor

Los plátanos son las variedades dulces que sirven por lo general para el postre, y las bananas se utilizan para cocinar por su gran contenido en féculas (hidratos de carbono).

La diferencia viene dada por la forma de madurar de uno y de otro. En este proceso los plátanos, convierten sus almidones en azúcares, mientras que las bananas lo hacen al contrario. Al madurar apenas tienen un 6% de azúcar y un 25% de almidón.

Además, los plátanos al madurar adquieren una textura blanda y jugosa, con un aroma característico. Sin embargo, las bananas mantienen una textura seca y dura, muy parecida a la papa, de ahí que estas se consuman fritas, en puré o cocidas.

Podemos decir que los plátanos y las bananas difieren tanto en  su composición como en su  uso gastronómico.

¿Por qué los plátanos se ponen negros en la nevera?

Porque son frutas tropicales habituadas a altas temperaturas y a muchas horas de luz solar. Al introducirlos en la nevera estamos cambiando su hábitat natural, al exponerlos en un sitio sin luz y con mucho frío (entre 4 y 6ºC). Con el frío, las membranas de las células de la piel del plátano, se rompen. Al romperse las células, sale una enzima llamada polifenoloxidasa, que reacciona formando unas sustancias de color marrón, casi negro. Esto sucede por debajo de los 10ºC.

Que sepan que aunque el plátano esté negro se puede comer sin problema, por dentro suelen están perfectos.

Curiosidades sobre el plátano

  • En la India recibía el nombre de «la fruta de los sabios», ya que, según una antigua leyenda, los más insignes pensadores hindúes meditaban bajo su sombra mientras comían de su fruto, símbolo de fecundidad y prosperidad.
  • Los plátanos no crecen de los árboles. La planta está clasificada como una «hierba perenne arborecente»,  por eso su fruto se considera una baya.
  • Uganda es el mayor consumidor de plátano por persona del mundo.
  • El plátano es el cuarto producto agrícola más consumido del mundo.

Ya saben, tomar un plátano al día es una opción ligera y saludable, que además de ayudarnos a estar de buen humor, aumentará nuestra inmunidad.

Artículos del blog recomendados

« Harina de plátano made in Canaria »

« Escoger la fruta en función del climaterio »

Diferencia entre alergia e intolerancia alimentaria

Los niños son más vulnerables

Imagen de Sanutri Alimentación Infantil. https://flic.kr/p/7xjxj4

Las alergias e intolerancias alimentarias han ido aumentando en los últimos años en la Unión Europea, sobre todo en la población más vulnerable, los niños. Además, las reacciones adversas a los alimentos se confunden frecuentemente con las alergias alimentarias; es por ello que hay que diferenciar dos conceptos: alergia e intolerancia.

Alergia alimentaria

Una alergia alimentaria es una respuesta exagerada del sistema inmunológico por el consumo de un alimento en particular. Ocurre cuando un alérgeno -una proteína presente en el alimento que causa la alergia y que en la mayoría de las personas no produce reacción adversa- inicia una cadena de reacciones que afectan al sistema inmunitario.

Alérgenos más frecuentes en las alergias alimentarias

Alérgenos más frecuentes en las alergias alimentarias

Estas reacciones pueden ser mediadas por anticuerpos o por células. El primer caso es el más habitual.

Los alimentos que con más frecuencia producen alergia son la leche, los huevos, el marisco, las nueces, el trigo, los cacahuetes (maní), la soja y el chocolate. De hecho hay 14 ingredientes específicos que requieren etiquetado alérgeno obligatorio según la normativa de la UE (Anexo IIIa de la Directiva 2000/13/CE, aplicable hasta el 13 de diciembre de 2014 y el Reglamento n.º 1169/2011, aplicable a partir de esta fecha), de ahí que los fabricantes de productos alimenticios estén obligados a declararlos claramente en la etiqueta de los alimentos envasados.

Intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria, por su parte, no afecta al sistema inmunitario. Se puede clasificar en:

  • Enzimática, debida a la deficiencia de una enzima. Por ejemplo:

-La intolerancia a la lactosa se produce por un déficit de lactasa, enzima necesaria para digerir la lactosa  (azúcar presente en  la leche), de ahí que estas personas no puedan tomar leche.  

-Otro caso muy habitual es la intolerancia al gluten o celiaquía, trastorno intestinal que se da cuando el cuerpo no puede tolerar el gluten. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo (en todas sus especies: trigo duro, espelta y kamut), el centeno, la cebada y la avena.

  • Farmacológica, como ocurre con aminas como la histamina o la intolerancia a la aspirina.
  • Indefinida, en cuyo caso el mecanismo es desconocido

Aunque los aditivos alimentarios no suponen ningún problema para la mayoría de la gente, un número reducido de personas pueden ser sensibles a algunos de ellos, como el sulfito y el benzoato sódico (conservante) que se encuentra frecuentemente en vinos, frutas, verduras y algunos productos horneados;  y el glutamato monosódico (saborizante) presente en la comida china, carnes y pescados a la parrilla.

Artículos del blog recomendados

 Alérgenos presentes en los alimentos 

Bibliografía

Anexo IIIa de la Directiva 2000/13/CE

Reglamento n.º 1169/2011

Página 10 de 11« Primera...7891011