D54AEFD8E6

Lavar el pollo crudo supone un riesgo para nuestra salud

Es muy frecuente en la mayoría de los hogares e incluso en el sector de la restauración lavar el pollo crudo antes de cocinarlo. Esta práctica aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria.

Según la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (Food Estandards Agency), lavar el pollo y otras aves de corral antes de cocinarlas no reducen las bacterias que pueda tener el alimento, sino que las propaga por la cocina a través de las salpicaduras de agua.

La mayoría de la gente lava las aves de corral crudas porque creen que así eliminan la suciedad y los gérmenes o porque siempre lo han visto hacer.

Consecuencias de lavar el pollo crudo

Lavar el pollo crudo aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria

Esta práctica consigue diseminar por toda la cocina una bacteria llamada Campylobacter que produce enteritis provocando vómitos, diarrea, fiebre y dolor abdominal. La mayoría de las personas sólo están enfermas unos pocos días pero puede ocasionar problemas de salud a largo plazo como el síndrome del intestino irritable y el síndrome de Guillain-Barré.También puede ocasionar la muerte en niños y personas mayores.

Esta bacteria resistente a los antibióticos se esconde en el pollo y el resto de aves de corral esperando la oportunidad para infectarnos.

Campylobacter y  Salmonella son de las bacterias con mayor incidencia de intoxicaciones alimentarias en la Unión Europea.

En la mayoría de los casos la bacteria aparece después del nacimiento del animal, por eso la vía de infección más frecuente es el consumo de carne de animales portadores de la enfermedad y de leche no pasteurizada. Muchas de las aves no muestran síntomas ni desarrollan la enfermedad. La contaminación se produce por comer carne mal cocinada o por contacto directo con animales infectados.

Además desde 2013 se puso en marcha la campaña  «Don`t wash your chicken» -No laves tu pollo- tras comprobar en un estudio financiado por la USDA que el 90% de los consumidores realizaban estaba práctica.

¿Cómo debemos manipular el pollo y otras aves crudas?

  • No hay que lavar la carne de ave cruda sino secarla con papel de cocina absorbente antes de cocinarla.
  • Nos lavaremos las manos antes y después de tocar y manipular esta carne.
  • No colocaremos el pollo cocinado en el mismo plato o superficie en el que previamente estuvo crudo.
  • Conservaremos la carne de ave en la nevera a unos 4ºC. Y mejor congelarla que dejarla en el frigorífico varios días.
  • Esta carne congelada se descongelará lentamente en la nevera antes de cocinarla, para ello estará en un recipiente con tapa para que no sea fuente de contaminación para otros alimentos.
  • A la hora de cocinarse alcanzará unos 75ºC de temperatura así no quedará cruda y con bacterias como la Salmonella.

Conclusión

No debemos lavar en crudo el pollo y otras aves de corral antes de cocinarlas porque con ello propagamos bacterias como el Campylobacter.

Artículos del blog relacionados

Carne roja y procesada a debate

El pescado de piscifactoría ¿es seguro para la salud?

Bibliografía

Food Standards Agency

Share This