Comida preparada

Las comidas preparadas de los supermercados tienen altas cantidades de azúcar perjudiciales para la salud. Imagen de MarketinHuman.

Un estudio de la ONG británica «Action of Sugar» ve necesario poner un impuesto al azúcar. En sus investigaciones han llegado a la conclusión de que un plato de comida preparada de cualquier supermercado puede tener hasta casi tres veces la cantidad diaria recomendada de azúcar. Contienen el equivalente a unas 15 cucharadas de azúcar.

¿Qué se entiende por comida preparada? Aquella preparación culinaria envasada y lista para ser comida tras calentarse o hidratarse. Ejemplos: empanadillas, menestras de verduras, lasaña, etc que además suelen venir acompañadas de salsas varias.

El estudio se realizó en los cinco principales supermercados del Reino Unido, pero sus resultados podrían extrapolarse a las comidas preparadas que se venden en España porque los procesos industriales son similares.

Estos azúcares y grasas no son necesarios pero los fabricantes los añaden para que los alimentos sean más apetecibles para nuestro paladar y sigamos comiéndolos en otras ocasiones.

La OMS recomienda no sobrepasar 25 gramos diarios de azúcar, pero uno de estos platos puede llegar a contener hasta 61 gramos. Casi triplica la cantidad diaria recomendada.

El contenido de azúcar no se entiende en las etiquetas

El consumidor  desconoce la cantidad de azúcar real que contiene el alimento que va a comprar. Sólo sabe interpretar el etiquetado nutricional con el porcentaje o contenido de azúcar; sin embargo, se ve indefenso cuando el azúcar se esconde bajo palabras química como: fructosa, glucosa, jarabe de maíz, glucosa, miel de caña, etc.

La OMS recomienda no sobrepasar los 25 gramos de azúcar al día

Otra situación común es que intenten confundirnos con las cantidades de azúcar añadidos. Por ejemplo, si un zumo de frutas tiene 12,9 gramos de hidratos de carbono de los cuales azúcares naturales son 3,2; esto quiere decir que se le han añadido 9,7 gramos de azúcar (12,9-3,2=9,7). El fabricante no pone «hemos añadido 9,7 gramos de azúcar». Los consumidores más audaces tenemos que hacer la resta.

La campaña iniciada por Medicus Mundi junto con VSF Global en 2014 calculó que el consumo medio de azúcar en España es de 112 gramos diarios. ¡Para echarse a temblar!

Un impuesto para el azúcar

Los investigadores reivindican un impuesto para los productos muy azucarados ya que al igual que el tabaco y el alcohol está científicamente demostrado que estos perjudican la salud.

El problema en la sociedad occidental es que resulta más barato comer mal. La epidemia de obesidad que nos asola desde hace años se hace más acuciante en familias de bajos ingresos.

Poner un impuesto a los productos azucarados contribuiría a que los fabricantes disminuyeran los porcentajes de azúcar en los alimentos. Además los gobiernos deberían exigir que los etiquetados fueran más claros y no como ahora que es fácil engañar a la gente utilizando palabrotas químicas.

Artículos del blog relacionados

El azúcar en los refrescos varía según el país

Bibliografía

MailOnline

El azúcar ya no es tan dulce

Vozpopuli.com

Share This