La lactosa es el azúcar de la leche. Imagen de https://flic.kr/p/9EgWZL

La lactosa es el azúcar de la leche. Imagen de https://flic.kr/p/9EgWZL

Cada vez es más frecuente encontrar productos lácteos sin lactosa y las marcas lo publicitan bajo el lema: «fácil digestión», «mañanas ligeras», etc ¿qué hay de cierto detrás de esto?

El principal azúcar de la leche es la lactosa y está formada por glucosa y galactosa. Nuestro organismo produce de forma natural una enzima -proteína- llamada lactasa capaz de romper la lactosa en sus dos componentes principales para que pueda ser absorbido por el intestino.

Los fabricantes de leche sin lactosa se sirven de este mecanismo para elaborar lácteos sin lactosa; es decir, a la leche sin lactosa no se le quita la lactosa sino que se le añade la enzima lactasa con la que la leche aparece dividida en sus dos componentes: glucosa y galactosa.

¿Por qué la leche sin lactosa es más dulce?

La industria incorpora lactasa a la leche añadiendo ciertos microorganismos que producen esta enzima como hongos y levaduras; de ahí, que sea una leche más dulce porque la capacidad edulcorante de los dos componentes: glucosa y galactosa es mayor que la de la lactosa sola.

¿Por qué se fabrica leche sin lactosa?

A la leche sin lactosa no se le quita la lactosa sino que se le añade lactasa

Aunque nuestro organismo es capaz de fabricar la enzima de forma natural hay una parte de la población que produce baja cantidad de lactasa, es lo que se conoce como intolerancia a la lactosa. Esto quiere decir que la leche sin lactosa es un producto destinado «exclusivamente» a personas con intolerancia a la lactosa pero los anuncios publicitarios que acompañan a estos productos van dirigidos muchas veces al público en general haciéndonos creer que son más digestivos y nos van a sentar mejor que los convencionales.

Esto es un error y ellos lo saben. Para no incurrir en una ilegalidad ponen en letra pequeña en el etiquetado del alimento que el producto va destinado a personas intolerantes a la lactosa.

Los lácteos sin lactosa están de moda y van ocupando más lugares en los supermercados porque sus ventas están al alza. Ahora surge una pregunta ¿el consumo de estos productos por parte de personas que no lo necesitan puede hacer que aumente la cifra de intolerantes? Lo más probable es que sí. El disminuir el consumo de lactosa induce a bloquear la necesidad de que nuestro organismo produzca la enzima lactasa, provocando intolerancia progresiva en aquellas personas no intolerantes a la lactosa que se empeñan en seguir consumiendo alimentos sin lactosa.

Artículos del blog relacionados

Diferencias entre alergia e intolerancia alimentaria

Si una persona no es celíaca ¿debe eliminar el gluten de la dieta?

Share This