Salmón transgénico

El salmón transgénico tiene el mismo aspecto físico y sensorial que el silvestre. Imagen de stu_spivack https://flic.kr/p/7RgBGP

Estados Unidos ha autorizado el consumo humano de salmón transgénico al que le han introducido hormonas para tener un mayor tamaño y crecimiento que el salmón silvestre. Por si fuera poco, la administración norteamericana  permite que la empresa no indique en el etiquetado que es un organismo modificado genéticamente término que es fácil de reconocer con las siglas (OMG) en cualquier alimento.

Al dar la máxima autoridad sanitaria: FDA -Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos- la autorización a la empresa Aquabounty, se convertirá en el primer producto animal transgénico en acabar en el plato de los estadounidenses. Esta industria está ubicada en Massachussetts y aquí no existe obligación legal de indicar en el etiquetado que se trata de un salmón transgénico.

La normativa norteamericana está hecha para favorecer a las grandes multinacionales que usan y/o comercializan los alimentos modificados genéticamente. Además la FDA le hace la campaña de marketing a este salmón indicando a los consumidores que es nutritivo y seguro para el consumo humano.

El salmón transgénico se venderá a buen precio y será difícil diferenciarlo del silvestre

Lo que mueve a la empresa Aquabounty es el interés económico, no le interesa la salud de los consumidores.  El salmón transgénico crece más y en menor tiempo que cualquier salmón en condiciones naturales. Con ello la empresa consigue alcanzar el tamaño requerido para la venta en el mercado antes de que llegue la época para la comercialización del salmón silvestre.

Este salmón transgénico al que sus creadores han llamado «AquAdvantage Salmon» -salmón aventajado- será el rey de las estanterías ya que se venderá a buen precio.

¿El salmón transgénico puede llegar a España?

Sí, gracias al acuerdo de libre comercio entre EEUU y Europa -TTIP- que trata de homologar normativas europeas y americanas para favorecer el intercambio de alimentos entre ambos. El problema es que la normativa europea es más exigente que la americana ¿cómo se llegará a un consenso?

Además en Europa las normas obligan a que se etiqueten todos los alimentos que estén compuestos o contengan OMG para facilitar la libre elección del consumidor; no obstante, hace falta un mayor control en los piensos animales porque a través de ellos se están colando transgénicos en nuestros platos.

¿Cómo podemos reconocer un salmón transgénico?

Es muy difícil ya que según sus creadores apenas hay diferencias biológicas que lo distinga de las variedades silvestres. El color, la textura, el sabor y el olor son similares al salmón natural…. y sin etiqueta que indique que se trate de un OMG, el consumidor lo tendrá difícil. Lo único es fijarse en que este pescado procede de la empresa Aquabounty.

En EEUU al igual que en Europa hay defensores y detractores de los OMG. La solución a la falta de aceptación social por parte de la población de este país es balancearse a favor de las multinacionales americanas, si los consumidores que pueden elegir no compran transgénicos, no lo ponen en la etiqueta, así la desinformación aumenta las ventas. ¡Horrible!

Concluyendo, la posibilidad de que el salmón transgénico llegue a los platos europeos está cada vez cerca.

Artículos del blog relacionados

¿Dónde están los cultivos transgénicos en España?

Bibliografía

Huffigtonpost

AquaBounty

Share This