Imagen de Ricardo A. https://flic.kr/p/jqme54

Los huevos blancos transmiten una imagen de higiene y limpieza. Imagen de Ricardo A. https://flic.kr/p/jqme54

Los españoles comemos una media de 204 huevos al año; sin embargo, es muy difícil encontrar huevos blancos en los lineales de grandes superficies.

Años atrás estos ocupaban el ranking de ventas porque transmitían una imagen de higiene y limpieza y los morenos sólo los veíamos en los pueblos y los disfrutábamos como algo especial.

¿Por qué no encontramos los huevos blancos en los supermercados?

Según los expertos en nutrición y productores del sector la desaparición de los huevos blancos en las grandes superficies se debe a una moda. El consumidor ha asociado el color del huevo moreno con un origen más natural y con una mayor calidad. Y esto lo han aprovechado los productores, distribuidores y comerciantes para hacer caja porque veían que los blancos se vendían mucho menos.

¡Que no se nos olvide que tanto los huevos blancos como morenos proceden en su mayoría de granjas de producción intensiva!

Aclaraciones sobre el color en los huevos

El color de la cáscara y la yema del huevo no influyen en su composición nutricional

El color de la cáscara del huevo depende de la raza de la gallina. Generalmente las gallinas blancas ponen huevos blancos y las morenas huevos morenos; sin embargo; las gallinas blancas son más pequeñas, comen menos pienso y ponen huevos más pequeños.

De todas formas, cuando no había producciones industriales de huevos había más colores diferentes incluso turquesa.

El color de la cáscara tampoco influye en su valor nutricional, ya que es el mismo independientemente del color del huevo.

También es frecuente que los consumidores se fijen en el color de la yema para valorar la calidad del huevo; sin embargo, esta depende de cómo alimente el productor a la gallina. Para que la yema tenga un color más llamativo se les da maíz, práctica que no se hace en países como Alemania donde prefieren los tonos claros. Por tanto, el color de la alimentación de las gallinas influye en el color del pigmento de la yema pero no en sus valores nutricionales.

Conclusión

No busquemos culpables en la desaparición de los huevos blancos. Hemos sido los consumidores los responsables de dar mayor protagonismo a los huevos morenos. Nosotros cambiamos los hábitos del mercado para bien y para mal.

Artículos del blog recomendados

Huevos frescos y seguros

El huevo: su estructura esconde secretos

Bibliografía

El Mundo

Share This