Imagen de Eelco https://flic.kr/p/onx9

No debemos consumir aperitivos a diario por su alto contenido en sal, azúcares añadidos y grasas. Imagen de Eelco https://flic.kr/p/onx9

La Asociación de Fabricantes de Aperitivos y el Ministerio de Sanidad se comprometen a reducir en un 5% la sal a sus productos en los próximos 5 años (2015-2020).

El sector ya había reducido un 18% la sal en las papas fritas y un 13% en snacks para mejorar el perfil nutricional de estos productos.

La disminución de la sal en los alimentos es uno de los objetivos de la Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) que empezó disminuyendo el contenido de sal en el pan en un 0.1% durante cuatro años.

La OMS recomienda 5 gramos de sal al día. En esta cantidad se incluye la que viene en los alimentos frescos, la que se ingiere en los productos preparados y la que se usa al cocinar o al aderezar. En 2013 se calculó que cada español consumía una media de 9,8 gramos de sal al día, casi el doble de lo recomendado.

La Federación Española de la Nutrición -FEN- clasifica a los aperitivos entre los  alimentos que más sal aportan porque los agrupa junto a los cubitos de caldo, las sopas comerciales y las salsas.

La sal de los aperitivos supone un 2% de la ingesta diaria, así que reducirla en un 5% supondrá dejarla en un 1.9%. Como se aprecia la disminución es muy pequeña, pero los fabricantes lo hacen así para que la población no rechace estos productos por encontrarlos sosos.

Además de la sal, la AECOSAN –Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición-  considera fundamental reducir el consumo de grasas y azúcares añadidos para contribuir a mejorar la salud de la población.

Recomendaciones

Los aperitivos más saludables son los bajos en sal y elaborados con aceite de oliva

El alto contenido de sal es de lo más perjudicial que contienen los aperitivos. Si se fijan en la etiqueta a veces expresan la cantidad de sal y otras veces la de sodio. Cuando aparece la de sodio hay que multiplicar por 2.5 para saber la cantidad de sal que contiene el producto.

El tipo de aceite pueden encontrarlo en la lista de ingredientes. Mejor decantarse por los que están elaborados con aceite de oliva, de girasol o de maíz. Cuando pongan «aceite vegetal» suele ser aceite de palma, nada recomendable.

Las papas de bolsa suelen tener unos 35 gramos de grasa por cada 100 gramos. En las light, la cifra disminuye hasta los 20 gramos y las que se elaboran en el horno y con un 70 % menos de grasa contienen menos cantidad de ella.

Bibliografía

Nota informativa AECOSAN

Reducir la ingesta de sodio para reducir la tensión arterial 

Libro Blanco de la Nutrición en España

Share This