Debemos leer la etiqueta de la carne picada envasada para saber qué es lo que contiene. Imagen de Jesús Pérez Pacheco https://flic.kr/p/8zyrWc

La carne picada al tener tanta superficie de contacto favorece el crecimiento de microorganismos por lo que hay que extremar la higiene y la manipulación. Imagen de Jesús Pérez Pacheco https://flic.kr/p/8zyrWc

¿Se han parado a mirar la etiqueta de la carne picada envasada? Utilizan como reclamo para llamar nuestra atención 100% vacuno, pero leemos la letra pequeña y además de carne aparecen espesantes, sulfitos, aditivos, grasas, cereales, vegetales, etc. Esta mezcla se usa como aglutinante. Vamos que al final nos llevamos a casa un preparado de carne con un  70% de carne ¡si tenemos suerte!, porque a veces la cantidad es inferior.

¿Se puede hacer esto? Sí, porque aprovechan el desconocimiento de la mayoría de consumidores que son incapaces de diferenciar la carne de un preparado cárnico y que además no se detienen a leer bien las etiquetas sobre todo la letra pequeña, etc. Al final las grandes superficies se salen con la suya y nos venden la carne picada como «Burguer Meat», es decir, carne con un plus de ingredientes añadidos.

¿Qué es un preparado cárnico o preparado de carne?

Según la normativa –Reglamento (CE) nº 853/2004 por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal– un preparado de carne es carne fresca incluida la troceada a la que se le ha añadido condimentos, aditivos o productos alimenticios o bien han sido sometidas a alguna transformación sin eliminar las características de la carne fresca. Entre los preparados cárnicos estarían los productos frescos como las hamburguesas, la longaniza y los productos crudos adobados.

Resultados de muestras analizadas de carne picada

La OCU -Organización de Consumidores y Usuarios- ha analizado 22 muestras de carne picada y sólo 6 tienen una buena valoración. Las 16 bandejas de carne restantes presentaban incidencias como:

  • Un exceso de grasa (superior al 20%).
  • Exceso de aditivos, fibras, almidones, soja, etc.
  • Presencia de otras carnes. La legislación admite hasta un 1% de otras especies como el cerdo o el pollo, pero es que se han encontrado hasta un 3% de carnes más baratas que el vacuno.
  • Pican tendones y cartílagos por lo que disminuye la calidad de la proteína.

¿Qué podemos hacer los consumidores?

Lo mejor es comprar la carne picada a nuestro carnicero de confianza

Podemos contraatacar siendo radicales y dejando de comprar carne picada en bandejas y pidiéndosela al carnicero. Después, nada más llegar a casa la guardamos en la parte más fría de la nevera y la cocinamos antes de 48 horas.

En caso de que prefieras seguir comprando la carne picada en bandejas –aún sabiendo que su calidad es inferior-  por motivos de tiempo o el que sea… párate a leer la etiqueta para saber qué es lo que te llevas a casa.

Y para ambas opciones extrema siempre las precauciones porque al estar la carne picada hay mucha superficie expuesta a los gérmenes.

Artículos del blog recomendados

¿Los españoles leemos realmente el etiquetado?

El etiquetado cuenta mucho

Bibliografía

Uso de aditivos en derivados cárnicos 

OCU

 

Share This