Cultivo ecológico

La nueva norma que se está debatiendo para regular los cultivos ecológicos en la UE es más estricta que la actual

En la UE se está debatiendo una nueva norma para regular los cultivos ecológicos. Este nuevo reglamento ha hecho saltar todas las alarmas porque es más estricto que el anterior y supuestamente se debe a unas deficiencias detectadas por el Tribunal de Cuentas de la UE en el sistema de control.

Aumento de los cultivos ecológicos

En los últimos años ha habido un notable crecimiento de la agricultura y la alimentación ecológica en la UE. Esta tendencia viene a raíz de un cambio de actitud en un sector de la población que lo relaciona con una alimentación más saludable. También han aumentado los grupos de consumidores y productores que prefieren la venta directa de alimentos de temporada sin intermediarios.  Además la FAO -Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación- ha puesto este modelo como una de las estrategias fundamentales para luchar contra el hambre y el cambio climático.

También se sabe que hay pequeños agricultores ecológicos que no certifican sus productos, bien porque no pueden afrontar los gastos, bien porque no quieren. Sus clientes les compran basándose en la confianza. Estos agricultores ni siquiera aparecen en las estadísticas oficiales. De todas formas, este sistema basado en la venta directa y en la confianza a grupos de consumo va aumentando en España.

Aquellos que prefieren la certificación lo suelen hacer porque les ayuda a competir y pueden utilizar el sello ecológico.

En medio de este campo de batalla la  SEAE -Sociedad Española de Agricultura Ecológica- intenta mediar para suavizar esta norma con la retahíla de requisitos que la acompaña.

Fuentes de conflicto del nuevo reglamento

En el nuevo reglamento se prohíben las explotaciones mixtas y las semillas tendrán que ser ecológicas

Hay varios frentes abiertos, en primer lugar la prohibición de las explotaciones mixtas, es decir, aquellas que comparten agricultura ecológica y convencional. ¿Cuál es el problema? pues que en España un 40% de ellas son de este tipo y tendrían que desaparecer porque esta práctica supone entre otras cosas un riesgo de contaminación de pesticidas de una parcela a otra.

Pero lo que la administración no parece entender es que los agricultores ecológicos necesitan un mínimo de 2 años para cumplir con las nuevas exigencias de esta reglamentación y otros más para obtener rendimientos, así que los que decidan pasarse a ecológico han de empezar a ponerse las pilas ¡ya!

Otro de los requerimientos es el aumento de controles en las tiendas que venden productos ecológicos ya envasados. Habrán de elegir bien sus proveedores y los productos que les ofrecen.

Además, según el nuevo borrador las semillas tendrían que ser ecológicas. El problema es que no hay suficientes en muchas variedades de cultivos; así que por ahora está permitido utilizar las semillas convencionales para afrontar carencias. Si nos ponemos más papistas que el papa España se vería seriamente afectada al ser la mayor productora de hortalizas y frutas de la UE.

¿A quién beneficia el nuevo reglamento?

Sin lugar a dudas, a la industria porque las nuevas regulaciones están adaptadas a su modelo de producción; sin embargo, supondrá una barrera para el crecimiento de los sistemas alimentarios locales basado en la soberanía alimentaria. Llegados a este punto no entiendo por qué se le exige los mismos requisitos a una pequeña industria que a una grande.

Ventajas del nuevo reglamento

La posibilidad de que los pequeños agricultores puedan certificar sus productos en grupo para abaratar costes y promover el autocontrol porque si un productor comete fraude  perjudica a todo el grupo y se les sanciona en conjunto.

Conclusiones

Se está debatiendo una nueva norma para regular aún más los cultivos ecológicos pero la SEAE intenta mediar para que no sea tan estricta.

La agricultura ecológica no puede ser evaluada tan sólo analizando el producto final sino todos los pasos hasta llegar a este.

La producción ecológica a pequeña escala está encontrando muchos obstáculos en su crecimiento y es otra alternativa más a tener en cuenta.

En definitiva, lo que se está debatiendo es ¿en qué manos queda la alimentación del futuro? en la de los consumidores y agricultores o en la de las grandes empresas como hasta ahora.

Artículos del blog relacionados

Alimentos ecológicos, un derecho universal

Alimentos ecológicos, ¿moda o una nueva actitud?

Bibliografía

La agricultura ecológica en España. MAGRAMA.

Europa quiere controlar la comida ecológica.

A favor de quien regula la UE la alimentación ecológica.

 

 

Share This