Leche contaminada

En Canarias se ha detectado la presencia de contaminantes tóxicos en la leche y otros productos de origen animal. Imagen de Andrés Nieto Porras con licencia CC BY-SA

En un estudio elaborado en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria -ULPGC- y publicado en una revista internacional asegura el alto nivel de exposición de la población canaria a contaminantes tóxicos nocivos a través del consumo de leche. La causa puede ser la importante ingesta de este alimento en el archipiélago. No obstante, también hay investigaciones similares que confirman la presencia de estas sustancias en otros productos de origen animal: carnes, quesos y huevos.

En estudios anteriores, estos mismos investigadores habían detectado residuos tóxicos en niveles altos en un porcentaje considerable de la población canaria.

En las Islas es preocupante los niveles de plaguicidas organoclorados -como el DDE- indicadores de una exposición crónica a través de la alimentación o del medio ambiente.

¿Cuál puede ser el origen de estos contaminantes tóxicos?

En Canarias la presencia de contaminantes tóxicos en alimentos como la leche es un problema de salud pública

Se cree que compuestos como el DDT, podrían estar llegando desde Marruecos porque allí lo utilizan como insecticida. Esta posibilidad de contaminación a través del aire ya ha sido confirmada por algunos investigadores en otros lugares del planeta.

A todo ello se suma la importación de grandes cantidades de alimentos de países terceros donde aún está permitido el uso de estos plaguicidas.

Sin olvidar, la existencia de un alto grado de contaminación del suelo y los acuíferos de las Islas Canarias por una falta de control en décadas pasadas y el uso generalizado que se le está dando al glifosato, herbicida de amplio espectro.

Efectos de los contaminantes tóxicos sobre la salud

La contaminación por estos plaguicidas e insecticidas puede tener efectos nocivos para la salud y constituyen un problema de salud pública. El DDT, su derivado DDE, la aldrina y la dieldrina son sustancias que podrían estar detrás de la incidencia de cáncer dependientes de estrógeno como el de mama pero también de la obesidad en Canarias. Precisamente en Gran Canaria la incidencia y la mortalidad por este tipo de cáncer es preocupante.

También se han detectado 23 pesticidas tanto en la leche materna como en el calostro y restos de pesticidas organoclorados y anticoncepticos orales en el líquido amniótico de mujeres tinerfeñas. Todo ello repercute negativamente en la salud y en el desarrollo de los recién nacidos pudiendo provocar enfermedades en su edad adulta.

Medidas preventivas

Todos estos factores de riesgo deben ser abordados mediante medidas preventivas, de ahí que sea necesaria una «Ley Canaria de Salud Pública» que articule los principios de salud en todas las políticas evaluando el impacto de estas sobre los sectores agrícolas y ganaderos, la soberanía alimentaria, el Régimen Especial de Abastecimiento (REA) y las actividades de importación de alimentos.

Además debe controlarse la presencia de residuos tóxicos en la población canaria y dar la importancia que tiene a la Salud Pública que a día de hoy es la cenicienta a la que apenas se destina un 1% del presupuesto.

Todo este problema nos lleva a un cambio de mentalidad y apostar por un modelo de producción más ecológico y compatible con la salud.

Artículos del blog relacionados

¿Podemos estar tranquilos con los pesticidas en los alimentos?

Bibliografía

Boada LD, Sangil M, Alvarez-León EE, Hernández-Rodríguez G, Henríquez-Hernández LA, Camacho M, Zumbado M, Serra-Majem L, Luzardo OP. Consumption of foods of animal origin as determinant of contamination by organochlorine pesticides and polychlorobiphenyls: results from a population-based study in Spain. Chemosphere. 2014 Nov;114:121-8. doi: 10.1016/j.chemosphere.2014.03.126. Epub 2014 May 13.

Cuando la salud pública no es una prioridad.

 

Share This