Foto de romyclick.com

Para poder disfrutar de huevos frescos y seguros debemos manipularlos adecuadamente.
Foto de romyclick.com, puedes verla mejor en su galería en Flickr

En la entrada « El huevo: su estructura esconde secretos », vimos que la estructura del huevo fresco da respuesta a muchos de sus interrogantes. Hoy abordaremos sencillos trucos para saber el grado de frescura del huevo y los cuidados que debemos tener con este alimento para evitar riesgos desde el punto de vista de la seguridad alimentaria.

¿Cómo podemos saber si los huevos son frescos?

Es normal que con el paso del tiempo y en función de las condiciones de almacenamiento del huevo fresco se vaya produciendo una merma de la calidad del mismo en la que tiene lugar:

  • La pérdida de consistencia de las claras y la descentralización de las yemas por la eliminación de anhídrido carbónico.
  • La disminución del peso del huevo y el aumento de la cámara de aire debido a la salida de agua en forma de vapor a través de los poros de la cáscara.

Trucos para saber si los huevos son frescos

Hay veces que compramos huevos, lo colocamos en la nevera y la fecha de caducidad se ve borrosa, entonces dudamos sobre la frescura del mismo. Hay formas sencillas de conocer el grado de frescura del huevo.

Huevo fresco y huevo caducado

El huevo fresco de hunde y el huevo que va perdiendo su frescura flota porque la cámara de aire aumenta

  • Si sumergimos un huevo crudo en agua, y es fresco se hunde, si no lo es se queda flotando. ¿Por qué flota?, porque a medida que pasan los días entra aire a través de los poros de la cáscara almacenándose en la cámara de aire por lo que el huevo va perdiendo agua y pesa menos.
  •  Si el huevo es  fresco, al cascarlo la yema está centrada y la clara recogida a su alrededor, en cambio si no lo es, la yema se descentra y la clara se desparrama en el plato.
  • Si el huevo está cocido también podemos saber su grado de frescura por la cámara de aire. Esta debe ser pequeña.

¿Qué es un ovoscopio?

Un ovoscopio es un aparato para poder mirar el interior del huevo y saber con antelación si está fecundado para ponerlo a incubar. Los huevos que nos comemos pasan por un ovoscopio para asegurar que no tienen un embrión y la cáscara no presenta fisuras que originen la entrada de microorganismos.

Recomendaciones para comer huevos con seguridad

El huevo es un alimento de origen animal rico en proteínas que hace las delicias de más de un plato. A mí particularmente me gusta por su versatilidad, pero hay que utilizarlos adecuadamente para garantizar su seguridad.

El huevo fresco que compramos en las tiendas no ha sufrido procesos de limpieza ni de conservación, por lo que debemos manejarlo adecuadamente para mantener sus propiedades organolépticas y de calidad originales y también para evitar contaminaciones indeseables.

La mayoría de los problemas tóxico-infecciosos (como la salmonelosis) que se les atribuye se producen no porque los huevos estén en mal estado, sino por una  incorrecta manipulación.

 A continuación les cito algunas recomendaciones:

  • Siempre compraremos los huevos con la cáscara limpia e intacta.
  • Conservaremos los huevos frescos en el frigorífico desde su adquisición hasta el momento en el que se vayan a utilizar.
  • Respetaremos la fecha de consumo preferente indicada en el envase.
  • NO lavaremos los huevos frescos antes de ponerlos en el frigorífico, sino justo antes de usarlos. Conviene lavar la cáscara con agua y detergente y secarla bien, antes de cascarla.
  • Separando yemas y claras de un huevo fresco

    Tendremos cuidado al separar las yemas y las claras de un huevo fresco

    Para los poco habilidosos (y no miro para nadie), tendremos cuidado para que no caigan trozos o restos de cáscara ni en la clara ni en la yema. Se desaconseja cascar los huevos en el borde del recipiente donde vayamos a hacer la mezcla con otros ingredientes, lo mejor es utilizar otro para este fin.

  • Los recipientes y utensilios utilizados para batir los huevos frescos y preparar con ellos las salsas no entrarán en contacto con otros alimentos y se han de lavar cuanto antes.
  • Cuajaremos bien las tortillas hasta llegar a los 75ºC.
  • No dejaremos los huevos ni los alimentos que los contengan a temperatura  ambiente.
  • Siempre conservaremos  en el frigorífico los pasteles, salsas, natillas y similares que contengan huevo, y  los consumiremos en 24 horas.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero haber resuelto alguna que otra duda. Si no es así, ya saben que siempre pueden preguntarme en el buzón de dudas.

Artículos del blog recomendados

El huevo: su estructura esconde secretos

¿Se pueden refrigerar y congelar los huevos frescos?

Share This