La higiene y manipulación de los alimentos es clave en una alimentación saludable. Deben estar presentes en todas las etapas, desde la producción del alimento, pasando por su transporte y comercialización hasta llegar a su preparación y consumo.

En «Los principios básicos de higiene y manipulación de los alimentos (I)» les expliqué algunos de las normas de higiene y manipulación de los alimentos. Se las recuerdo:

1Antes que nada hay que consumir alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente.

2. Los alimentos deben cocinarse correctamente.

3. Siempre debemos consumir los alimentos inmediatamente después de ser cocinados.

4. No olvidar esta cita: «Un alimento cocinado, es un alimento higienizado».

5. Los alimentos cocinados deben calentarse suficientemente.

Resto de medidas del decálogo de higiene y manipulación de alimentos

Las  medidas que nos faltan para completar  el decálogo son:

6. Los alimentos crudos y los cocinados deben evitar entrar en contacto.

Un alimento cocinado puede volver a contaminarse por contacto con los alimentos crudos o con objetos que anteriormente hayan contactado con un alimento crudo -cuchillos, tablas, superficies, trapos, etc.-, es lo que se conoce como « contaminación cruzada ».

Se sorprenderían de todos los microorganismos que pueden difundir los trapos de cocina húmedos, las bayetas que no se tuercen ni se limpian y los estropajos de cocina.

En mi experiencia profesional y personal me he dado cuenta que la mayoría no escurre el estropajo -y no miro para nadie- después de fregar, les recomiendo que lo hagan y que de vez en cuando le añadan agua con lejía. El mal olor ya nos está alertando de que algo no va bien. El trapo de cocina húmedo y las bayetas son un vehículo transportador de gérmenes. A veces para secar es preferible usar papel de cocina.

7. La persona que va a manipular los alimentos debe asegurar una correcta higiene y una limpieza adecuada en todas las superficies de la cocina.

Parece obvio lo que les voy a comentar a continuación pero es que sigo viendo barbaridades. La persona que manipule alimentos, debe conservar unas estrictas prácticas higiénicas. Es imprescindible tener siempre las manos limpias, hay que lavarlas cada vez que haga falta y siempre que se haga uso del baño (por favor a algunos se les olvida).

Es muy importante que la limpieza de la cocina sea diaria, como mínimo. Insisto en que hay que almacenar la basura en recipientes lisos, lavables y cerrados y que éstos no deben ubicarse cerca de los alimentos.

Las manos como fuentes de contaminación

Las manos son una de las principales fuentes de contaminación a tener en cuenta en la higiene y manipulación de los alimentos

8. Se deben mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y animales de compañía.

Los animales pueden ser portadores de gérmenes patógenos y parásitos que originan enfermedades de transmisión alimentaria. Me encantan los animales pero no deben estar transitando por la cocina, y siempre que los toquemos hay que lavarse las manos.

9. Recordar algo básico: el agua que utilicemos en la cocina debe ser potable.

El agua potable no es sólo imprescindible para beber, sino también para preparar los alimentos. Debe tener exclusivamente estos dos orígenes: aguas envasadas, o de la red pública de distribución en la población. No se debe beber ni usar agua procedente de pozos que no esté potabilizada ¡Un poco de sensatez!

10No hay que consumir alimentos perecederos que estén expuesto a temperatura ambiente.

En bares, cafeterías, restaurantes, etc., todos los alimentos deben estar protegidos por vitrinas y conservados en condiciones sanitarias adecuadas. Deben estar refrigerados siempre que sea preciso. Los consumidores debemos exigir estas medidas, y cuando se observe su incumplimiento, lo mejor es rechazar estos alimentos y cambiar de sitio.

Pues hasta aquí las recomendaciones sobre higiene y manipulación de los alimentos, si con ellas he logrado que más de uno se haya percatado de lo que no debe hacer, misión cumplida. A continuación les adjunto un vídeo de apenas unos minutos que explica la forma correcta de lavarse las manos. Se puede extrapolar a nuestras cocinas. Gracias por su fidelidad.

Artículos del blog recomendados

Principios básicos de higiene y manipulación de alimentos (I)

Contaminación cruzada

Share This