Fruta pelada y sin pelar

¿Con cuál me quedo?

La fruta, ¿pelada o sin pelar? Esta pregunta me la han hecho en más de una ocasión. La respuesta: depende.

¿Cuándo nos podemos comer la fruta sin pelar?

En el caso de que la fruta tenga un origen conocido, que nos permita saber que cuando la adquirimos no lleva restos de pesticidas o se trata de cultivos ecológicos, será mucho mejor consumirla con piel por dos motivos:

  • Porque aporta fibra.
  • Y porque es en la parte más externa  de las frutas donde se concentra la mayor cantidad de vitaminas, con lo que un pelado profundo puede suponer  pérdidas importantes de estos nutrientes.

¿Cuándo nos comemos la fruta pelada?

Cuando no conocemos el origen de la fruta o aún sabiéndolo  -porque es una información que debe ser añadida junto con la categoría y el precio- no podemos descartar que contenga residuos de pesticidas en la piel. Hay que tener en cuenta que  estos no los eliminamos completamente aunque hayamos frotado las frutas con un trapo y  las hayamos lavado a conciencia después.

Se me viene a la cabeza las manzanas rojas brillantes  -esas parecidas a las que le ofrecieron a Blancanieves- que parecen enceradas y que al tacto son algo pegajosas. Esto es así porque las han pulverizado con un líquido comestible para darle ese aspecto y hacerlas más apetecibles.

En este caso, me decanto por  pelarlas  para evitar la ingesta de estos productos, aunque el pelado no debería ser profundo para impedir la pérdida de fibra, vitaminas y minerales. Llegados a este punto no puedo evitar hacer un comentario y es que me parece increíble que nuestra exigencia  en el físico haya llegado a la frutería. Ahora cuando vamos a comprar manzanas pretendemos que además de sabrosa sea «Miss Manzana».

Conclusión

Opiniones aparte ….Sin duda, para aprovechar las propiedades nutritivas de la fruta lo mejor es comerla de temporada, madura y preferentemente cruda. Además, la del tiempo suele tener unos precios mucho más bajos, con lo que nuestros bolsillos nos lo agradecerán.

Lo ideal es consumir entre 2  y 3 piezas de fruta al día para asegurar nuestro aporte de vitaminas. Haciendo alusión a esto, el fin de semana pasado fuimos al mercado de Altavista -en Las Palmas- a comprar y  hacer unos fotos. Al ver la cámara un frutero se dejó llevar por su espontaneidad y comenzó a posar, nos regaló unas mandarinas y nos dijo algo así: «Quien disfruta de la fruta su salud no falla nunca», «Frutas La Campana cuanto más comes más ganas». Nos hizo gracia. Anécdotas como esta difícilmente ocurren en las grandes superficies. Los mercados son sitios con encanto que animo a visitar.

Artículos del blog recomendados

¿Los zumos de frutas naturales han de tomarse recién hechos o se puede hacer más cantidad y guardarla en la nevera un par de días?

Escoger la fruta en función del climaterio

Share This
A %d blogueros les gusta esto: