Organización nevera

¿Cómo puedo organizar el frigorífico? Esta pregunta me la han hecho en varias ocasiones.

Miren la imagen de la foto. Seguro que más de uno creerá que el propietario de la nevera es una mujer. Se equivocan. Pertenece a un hombre soltero que ha sido aleccionado  sobre la colocación y conservación de los alimentos. Bromas aparte… Muchas personas -y ya no hablo de género- « los estacionan » en la nevera de forma arbitraria o intentando optimizar el espacio, obviando las particularidades específicas de almacenamiento de los mismos.

Organizar el frigorífico evita el deterioro de los alimentos siendo esta la causa de focos de contaminación que pueden derivar en enfermedades de transmisión alimentaria. También hay que tener en cuenta que no todos los alimentos necesitan refrigeración, es más,  en algunos casos puede acelerar su deterioro.

Organizar el frigorífico según los grupos de alimentos

La parte más fría del frigorífico es la más cercana al congelador

Para organizar el frigorífico hay que conocer los alimentos. En líneas generales estos pueden separarse en cuatro grupos según las necesidades de temperatura:

  • Carnes y pescados. Son los más perecederos y uno de los más peligrosos desde el punto de vista de la seguridad alimentaria. Por esta razón, deben guardarse en la zona más fría de la nevera (unos 2 ºC), que suele ser la que queda por encima del cajón de las verduras. Además, con esto se evita que sus jugos puedan gotear sobre otros alimentos.
  • Lácteos y embutidos. No necesitan tanto frío, por lo que deben colocarse en la parte central del frigorífico donde las temperaturas de las estanterías oscilan entre los 4 y 5 ºC. Aquí también se pueden almacenar las sobras, los alimentos ya cocinados, aquellos productos en cuya etiqueta figure “una vez abierto, consérvese en frío” y los pasteles. El queso y otros productos lácteos deben guardarse bien envueltos en el estante superior. Resulta práctico guardar la leche en la puerta de la nevera para tenerla al alcance de la mano.
  • Frutas y verduras. Deben ir en los cajones (a unos 10ºC), porque las bajas temperaturas pueden deteriorarlas.
  • Otros alimentos como huevos, mantequilla, bebidas, salsa de tomate, etc que no precisan temperaturas demasiado bajas irán en la zona de la puerta de apertura porque es la parte menos fría. También puede aprovecharse el estante de arriba.

Organizar el frigorífico: No todos los alimentos requieren frío

¿Quién no ha puesto alguna vez un aguacate -aún duro- en la nevera? Cuando se va a consumir su pulpa  sigue dura ¡Qué fastidio!

Con el plátano y la piña pasa lo mismo. Es preferible guardarlos fuera de la nevera porque las bajas temperaturas impiden su maduración y  la actuación de las enzimas con sus propiedades beneficiosas.

En el caso del tomate, el frío vuelve la pulpa insípida y deteriora sus membranas. Es mejor comprar los que se vayan a consumir y almacenarlos a temperatura ambiente.

Los tomates no deben refrigerarse. Lo ideal es almacenarlo en nuestro hogares a temperatura ambiente.

Los tomates no deben refrigerarse. Lo ideal es comprar los que vayamos a consumir y almacenarlo a temperatura ambiente.

Por tanto, la temperatura no es la misma en toda la nevera y una organización correcta de los alimentos evita riesgo de enfermedad, alarga la vida útil, retrasa el deterioro de los mismos y nos ayuda a ahorrar.

Artículos del blog relacionados

Consejos sobre la organización del frigorífico 

Listeria, la listilla de la nevera

Share This